| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Los acusados del caso Taula-Imelsa en la Audiencia de Valencia.
Los acusados del caso Taula-Imelsa en la Audiencia de Valencia.

Los zombis de Imelsa confiesan la corrupción: "Es una pantomima. Cobré 80 mil €"

Los acusados reconocen que fueron contratados por el expresidente Alfonso Rus, su jefe de Gabinete o por el propio 'yonki del dinero' y cobraban una nómina con dinero público sin trabajar.

| Sonia García / E.P. Edición Valencia

 

Diez trabajadores "zombi" han confesado recibir una nómina de la Diputación de Valencia y de la Generalitat sin trabajar entre los años 2004 y 2014. Es más, algunos de ellos han inculpado directamente al expresidente de la institución provincial, Alfonso Rus. Estos falsos contratados se sientan este miércoles en el banquillo de los acusados en la causa Taula-Imelsa, que investiga a 26 cargos públicos tanto del PP y del PSPV.

Los acusados han llegado a un acuerdo de colaboración con el ministerio fiscal por el que han reconocido los hechos a cambio de una rebaja de la condena, que se ha quedado en 14 meses de prisión. Asimismo, han devuelto ya parte del dinero obtenido de forma ilegal, como ya adelantó ESdiario.

El primer acusado en declarar en la tercera sesión del juicio ha sido José Estarlich, quien fue testaferro del exgerente de Imelsa Marcos Benavent, autodenominado 'yonki del dinero'. Estarlich ha confesado que fue contratado en Imelsa pero era una "pantomima": "El contrato era para que tuviera más tiempo libre con el que hacer gestiones personales y para Benavent. Cobré unos 14.000 euros y los he devuelto", ha declarado.

otro de los acusados, Miguel Ángel Mullor, y jugador del Olímpic de Xàtiva, ha reconocido que el expresidente Alfonso Rus le contrató para trabajar en Imelsa, pero no hizo nada allí: "Yo tenía un contrato del equipo y recibía dinero por jugar. Cuando pasé a trabajar en Imelsa cobraba de Imelsa cuando cobraba como futbolista. Fui contratado para asesorar, pero no asesoré.", ha aseverado.

Raúl Mateo Ángel Balufo, el siguiente acusado, ha expuesto que fue contratado para trabajar en Imelsa y, sin embargo, no desarrolló "ningún trabajo". "Me contrató Emilio Llopis (jefe de Gabinete de Rus) y me dijo que iba a ser su asesor. Nunca le asesoré. He devuelto 67.000 euros de los más de 80.000 que cobré", ha indicado.

El cuarto 'zombi' en declarar ha sido Manuel Gómez Pérez, quien narra que fue "contratado en Ciegsa (empresa dependiente de la Generalitat). Estaba en paro a los 60 años y repartí curriculums a todos, también a Alfonso Rus. Me llamó Llopis para decirme que me iban a entrevistar. Estaba a disposición del consejero delegado, pero me daban trabajo del PP de Valencia". 

Del mismo modo que el resto de acusados, Eva Luisa ha reconocido que "No hice trabajo efectivo y cobré". A ella le contrató directamente el 'yonki del dinero'. "Me contrató Marcos Benavent", ha confesado. 

El único que no ha reconocido la malversación ha sido Antonio Gil Monteagudo, posiblemente por confusión ha sido Antonio Gil Monteagudo.  Fui contratado como alto directivo en Ciegsa, no tenía ningún poder", cuenta el quinto acusado, quien ha pasado de reconocer que no trabajaba en la compañía a declarar que "iba a actos de primeras piedras, visitaba los centros escolares, reformas que se podían hacer...". Su abogada, tras un descanso en el que habrá tenido tiempo para hablar con su cliente 'zombi', le ha pedido al tribunal que le permita declarar de nuevo para rectificar. En su nueva versión vuelve a defender que "no siempre" trabajaba en Ciegsa. "Todo el mundo lo sabía", añade. 

Estas declaraciones ponen en un aprieto al expresidente Alfonso Rus, cuya defensa ha tratado de bloquear el juicio pidiendo la nulidad por una supuesta "maniulación" en las pruebas que iniciaron la investigación, es decir, las conversaciones comprometidas grabadas por el gerente Marcos Benavent y que la actual consellera Rosa Pérez Garijo obtuvo y entregó a la Guardia Civil.