| 19 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Joan Llinares, en una imagen de archivo.
Joan Llinares, en una imagen de archivo.

Caso IVAM: Joan Llinares declara de forma poco concluyente

| Fernando García Bonet Edición Valencia

La séptima sesión efectiva del juicio que se lleva a cabo en la Audiencia de Valencia con Consuelo Císcar, Juan Carlos Lledó y José Luis Rueda acusados por la adquisición de obra póstuma del padre de este último, el escultor Gerardo Rueda, ha contado con una miscelánea testifical que incluyó varios agentes de la UDEF, el conservador del IVAM Ramón Escrivá, el experto y en su día secretario y albacea testamentario del artista, Alfonso de La Torre y, finalmente, el hoy director de la Agencia Antifraude Joan Llinares.

Hay coincidencia en que la declaración más lesiva a los intereses de los acusados fue la del conservador del museo, quien mantiene su reticencia -ya expresada en Instrucción- sobre la autenticidad del ejemplar del Gran Relieve adquirido en 2005, explicando también su propio criterio sobre la diferencia sustancial que supone el cambio de escala. Pero producir “esculturas monumentales desde las maquetas” en palabras del propio Rueda contenidas en la carta a Carmen Alborch que ESdiario ha publicado en exclusiva, parecen indicar un criterio distinto por parte del
artista.

Letrados responsables de la defensa expusieron en cuestiones previas la falta de motivación para declaración Joan Llinares solicitada por Acción Cívica como acusación particular y, en la práctica, a juicio de alguno de ellos, no ha resultado contundente ni concluyente. Anticipada por un comentario no confirmado -y desmentido por el testigo en su declaración- de que se retrasaba levemente por estar atendiendo a los medios, su declaración en cuanto a la obra de Rueda no fue más allá de constatar el hecho subsanado del registro pendiente de determinadas obras donadas.

En sus explicaciones sobre procedimiento y funciones de cada departamento del IVAM en el proceso de adquisición de obra artística, coincidió prácticamente con lo expuesto en su declaración por Juan Carlos Lledó; como ratificó el carácter asesor y no reglado de la Comisión de Adquisiciones. Haciendo suyo el envío a la Fiscalía del Informe Provisional de la Intervención General (del que la adquisición de obra de Rueda no es objeto y los pretendidos sobrecostes de otros no resultaron finalmente motivo de acusación) y la coordinación de las alegaciones al mismo, su comedida argumentación contrastó con la virulencia de una difundida entrevista en mayo de
2017 a un diario valenciano con motivo de su nombramiento como director de la Agencia Antifraude.

 

Miembro fundador, y en la actualidad socio destacado, de la Asociación que ejerce la acusación particular tuvo que explicar este extremo al Tribunal a preguntas de las defensas. También se le requirió acerca de reproches de la Sindicatura de Cuentas, precisamente sobre la adquisición de obra de arte, en el período de su responsabilidad en el museo, pero justificó, dado el mucho tiempo
transcurrido, no poder responder con precisión.

El experto en arte moderno y -más si cabe- en la obra de Gerardo Rueda, quien fuera durante años su secretario y albacea tras su repentino fallecimiento, declaró con cierta distancia admitiendo que tras una relación profesional y en cierto modo personal con padre e hijo, sus caminos divergieron. Dijo desconocer los documentos firmados por el artista que se citaron, para expresar a continuación que no dudaba en absoluto de la veracidad de su contenido. Las expectativas que pudiera haber creado esta comparecencia, fueran las que fueran, han quedado en una incógnita, más allá de algunas cuestiones relacionadas con la herencia y la colección artística como legado.

Las declaraciones de los agentes de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) vinieron a ratificar el contenido de los oficios que la inspectora remitía a la Juez de Instrucción. El letrado Juan Molpeceres que ejerce la defensa de Consuelo Císcar, ha interrogado con precisión acerca del volcado de archivos informáticos del museo para su estudio por la UDEF. Asunto por el que en cuestiones previas llegó a solicitar la suspensión por irregularidades en su captación y custodia, sin que aparentemente las respuestas del agente responsable hayan arrojado suficiente luz. El Tribunal anunció en la primera sesión que se pronunciará al respecto tras finalizar la vista.