| 29 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Santo Cáliz en la catedral de Valencia
Santo Cáliz en la catedral de Valencia

El Santo Cáliz divide al Consell Valencià de Cultura

Los consejeros de la izquierda no se ponen de acuerdo sobre el Santo Cáliz como patrimonio cultural material e inmaterial y su relevancia para el turismo cultural y religioso.

Con una exigua mayoría, nueve votos a favor, seis en contra y tres abstenciones, el Consell Valencià de Cultura aprobó en sesión plenaria, lunes Santo, el Informe sobre el Santo Cáliz como patrimonio cultural material e inmaterial y su relevancia para el turismo cultural y religioso de la Comunitat Valenciana que incluye entre sus conclusiones la oportunidad de ser Declarado Bien de Interés
Cultural.

La propia presidenta interina de la institución, Dolors Pedrós (Compromís) que se abstuvo, llegó a considerar que el resultado, al sumar abstenciones y votos contrarios, era insuficiente para su aprobación, si bien su Reglamento, como es habitual, contabiliza a estos efectos únicamente votos afirmativos o negativos.

Un Informe muy documentado, que alcanza ochenta páginas, numerosas citas, ilustraciones y una extensa bibliografía, elaborado en la Comisión de Promoción Cultural a instancias propias, cuya redacción como ponente estuvo a cargo del consejero José Vicente Navarro, a la sazón Presidente de Lo Rat Penat.

José Vicente Navarro, durante su intervención en el Consell Valencià de Cultura.

El Informe viene trabajándose en la citada comisión desde hace ya varios meses y ha contado con numerosas comparecencias de expertos como Álvaro Almenar, José Verdeguer, Jorge Manuel Rodríguez, Alicia Palazón, Ana Mafé y Gabriel Songel. Ya formó parte del Orden del Día del Pleno de febrero, pero en esa ocasión quedó sobre la mesa tras un largo e incómodo debate, y volvió a la comisión de origen con la recomendación de que se evitara lo que algunos vocales de la izquierda consideraron un exceso de razones de carácter religioso.

Pese a que así se ha hecho, el texto definitivo no ha obtenido más apoyos de los que probablemente se hubieran producido si entonces hubiera sido puesto a votación. El asunto ha vuelto a dividir al CVC, y esa división se ha producido incluso en el seno de los consejeros a propuesta en su día de los respectivos grupos políticos. Sólo los que corresponden al PP han mantenido una postura común. La catedrática Inmaculada Vidal estableció la inevitable connotación cristiana del asunto recomendando tomar distancia científica al respecto. Por el contrario, vocales muy representativos del PSPV, han votado en contra junto a la mayoría de los de Podemos y la furibunda posición contraria del alicantino Gerardo Muñoz, elegido entonces por Ciudadanos. Más cautos los de Compromís, han repartido sus votos entre la abstención, el voto en contra y el voto a favor de la vocal que ejerce la Secretaría de la comisión proponente.

El debate, según confirman los propios participantes consultados, ha resultado tan largo y cansino como estéril, ya que las posiciones de partida eran manifiestas y, en gran medida, repetitivas con lo expuesto en la sesión anterior. La mayoría de los asistentes -dieciocho de sus diecinueve miembros efectivos, al ser reglamentariamente obligatoria la presencialidad- intervinieron en defensa de sus posiciones. Algunas más radicales, llegaron a calificarlo de confuso con manifestaciones acompañadas de un retintín despectivo (otros indican que con argumentos igualmente confusos e ignorando realidades históricas y fehacientes) cargadas de motivaciones de claro carácter ideológico.

Uno de los más destacados bienes de interés cultural

El Informe, definitivamente aprobado con nueve votos a favor y seis en contra (más la valoración favorable, no contabilizable como voto, transmitida con antelación por un consejero ausente) establece como primera conclusión: “ … que el Santo Cáliz de Valencia por su relevancia cultural, arqueológica, histórica, artística, patrimonial y religiosa reúne todos los elementos necesarios para ser considerado como uno de los más destacados bienes de interés cultural de la Comunitat Valenciana. Cobrando una singular preponderancia entre los bienes culturales que conforman el patrimonio material mueble, independientemente de que por el hecho de encontrarse contenido
en la capilla del Santo Cáliz de la Catedral de Valencia ya pueda ser considerado parte del BIC de la catedral”.

Y entre sus recomendaciones propone: “El centro de interpretación de la Casa del Relojero, podría ser el punto de partida de un conjunto de iniciativas público- privadas para potenciar los valores y la riqueza del patrimonio valenciano en torno a uno de sus bienes más valiosos”. Mientras aconseja “la participación conjunta de todas las partes implicadas, Iglesia, Generalitat Valenciana, Diputación de Valencia, Ayuntamiento y empresas para determinar el estado de la cuestión, analizar sus posibilidades, planificar y establecer medidas de acción, ordenar y proyectar acciones para aprovechar todos los valores singulares, relevantes y únicos que encierra el Santo Cáliz de Valencia”.

Tocará ahora a la Dirección General de Patrimonio bajo la tutela del vicepresidente y conseller de Cultura Vicente Barrera, decidir sobre la incoación del BIC que, en su caso, deberá ser nuevamente informado por el CVC como ente consultivo.