| 30 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Pedro Sánchez cambia a Feijóo por Rajoy en su visita exprés a Valencia

El presidente del Gobierno critica al anterior inquilino de la Moncloa por la crisis de 2008 y dedica el mismo tiempo a hablar de la Comunidad Valenciana que de Cataluña.

| Sonia García Edición Valencia

El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, se aferra al pasado y cambia de estrategia al dejar de atacar a Alberto Núñez Feijóo para remontarse diez años atrás y criticar a Mariano Rajoy. Sánchez, que llega a Valencia desde su reunión en la Asamblea General de la ONU celebrada en Nueva York, ha centrado su intervención única y exclusivamente en resaltar sus políticas "progresistas" frente al "individualismo e insolidaridad" del gobierno popular anterior.

En un acto al aire libre y a puertas abiertas, el presidente ha pasado de puntillas por el escenario del décimo aniversario de 'eldiario.es' -pagado por las adminitraciones valencianas del Botànic- en la plaza del Ayuntamiento de Valencia, con un monólogo sin oportunidad de recibir preguntas.

Su visita ha supuesto un amplio desfile de autoridades públicas, desde socialistas como la delegada del Gobierno, Pilar Bernabé, el presidente de la Generalitat Ximo Puig, la portavoz del PSPV en Las Cortes Valencianas, Ana Barceló, el nuevo conseller de Sanidad Miguel Martínez o la vicealcaldesa de Valencia, Sandra Gómez, hasta los representantes de Compromís en el consistorio con el alcalde Joan Ribó, Sergi Campillo o Carlos Galiana, entre otros. 

 

Sánchez ha mantenido una reunión previa con Ximo Puig para tratar los "temas prioritarios" de la agenda valenciana, pero esos asuntos preferentes no se han trasladado a su discurso en el acto público. De hecho, las referencias a la Comunidad Valenciana han sido tan escasas que han ocupado el mismo tiempo que para las de Cataluña.

A esta autonomía se ha referido para reiterar su intención de mantener la agenda de diálogo y "reencuentro para cerrar heridas y reconstruir la convivencia". "Entre todos estamos contribuyendo a garantizar de verdad la unidad de España con diálogo, no con imposiciones ni confrontación", mientras que solo ha hecho una pequeña mención al impacto de la contención de los precios de la energía en el sector de la cerámica en la Comunidad Valenciana y una crítica hacia la corrupción valenciana "que querido presidente"-dirigiéndose a Puig-"sufriste de manera muy agudizada y que hoy es parte del pasado". 

En su lugar, ha lanzado un sermón criticando al PP, pero no a Feijóo, sino a la gestión del gobierno durante la depresión financiera de 2008 a través de una comparación entre las dos formas de afrontar una crisis.  "Hace diez años con individualismo e insolidaridad donde la mayoría social paga a costa de una minoría o la del Gobierno progresista".  Según Sánchez, "una respuesta basada en el dogmatismo liberal y otra de clara inspiración progresista y, si me lo permiten, socialdemócrata".

Con esta dicotomía, ha aprovechado para resaltar su política fiscal frente a  la "competencia fiscal a la baja" por la que abogan algunos presidentes autonómicos del PP. "Donde hubo rescate bancario ahora hay un gravamen para grandes corporaciones que tienen beneficios extraordinarios", ha señalado. "Antes subida del IVA, ahora reparto equitativo de cartas", ha añadido. También ha destacado la excepción ibérica, la subida del salario mínimo, la recuperación de las cifras de empleo, o la ejecución de los fondos europeos.