| 01 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Sergi Campillo, vicealcalde de Valencia y responsable de la limpieza, presentando contenedores de basura de Valencia
Sergi Campillo, vicealcalde de Valencia y responsable de la limpieza, presentando contenedores de basura de Valencia

1.350 millones en juego: El contrato del siglo de Valencia bajo lupa

Empresas valencianas, firmas multinacionales y sociedades de capital riesgo pujan por el servicio de limpieza que decide el Gobierno de Compromís de Joan Ribó

| Á.E. Edición Valencia

En juego 1.325 millones de euros. Un contrato suculento que ha atraído a todo tipo de fondos y empresas nacionales e internacionales a Valencia. El Gobierno de Joan Ribó (Compromís) tiene entre manos una de las decisiones más trascendentales, el nuevo contrato de limpieza y basuras de Valencia para los próximos 15 años. El contrato, otorgado históricamente a la empresa valenciana Sociedad de Agricultores de la Vega, va a cambiar de manos con los intereses económicos que pueda haber detrás.

Hasta ahora, el servicio de limpieza y de recogida de basura en la ciudad del Turia estaba en manos de la empresa Sociedad de Agricultores de la Vega (SAV), que fue adjudicado en 2005 junto a FCC y Fovasa -antigua Secopsa-, del grupo castellonense Gimeno, que se repartían esta actividad dividida en zonas.

SAV queda fuera de optar a este contrato tras la decisión de la mesa de contratación -perdiendo con ello el 20% de su facturación- y dando paso a otras empresas que se han interesado y pujan como Cespa, la antigua filial de Ferrovial que el año pasado fue adquirida por la multinacional alemana PreZero, dueña también de los supermercados Lidl, y Urbaser, que pertenece al fondo norteamericano Platinum Equity, y que han sumado fuerzas para presentar una oferta conjunta.

Por otra parte está la oferta presentada por Valoriza, filial de Sacyr, que se ha unido a una empresa local, Tetma, la división medioambiental del grupo castellonense Simetría Fidentia, propiedad de la familia Batalla, para presentar otra oferta, en este caso concentrada en una de las zonas de la ciudad y no en todo el municipio.

Como hemos indicado, SAV junto a FCC y Fovasa también se han presentado al concurso, pero la mesa de contratación del Ayuntamiento de Valencia ha decidido excluir a SAV por defectos en los plazos y la forma de presentación. La decisión sobre el concurso es cuestión de semanas, e incluso podría conocerse este mes, según fuentes municipales.

Un contrato en tres lotes

El contrato está dividido en tres lotes, que se distribuyen según distintas zonas de Valencia. Dos de los lotes tienen un volumen de presupuesto muy similar. El primero supone 534,6 millones para los barrios del centro histórico y la parte sur de Valencia, incluyendo las playas de la zona de El Saler, mientras que el que abarca desde el antiguo cauce del Turia a la zona norte supone otros 528 millones de euros. El tercero de los lotes engloba la fachada marítima y las playas del norte con un presupuesto de 257 millones de euros.

Tanto la alianza formada por Prezero y Urbaser como la de SAV, FCC y Fovasa se presentan a la adjudicación de los tres lotes, mientras que la unión de Valoriza y Tetma centra sus esfuerzos en el tercer lote, que es curiosamente el de menor volumen económico. También hay un cuarto lote, dedicado a la limpieza de pintadas y retirada de carteles, por un valor de 5 millones de euros al que no se ha presentado ninguna empresa de las citadas, sólo un centro de empleo de Valencia.

Que los contratos de basura de Valencia sean un gran contrato no implica que las empresas adjudicatarias no tengan que realizar también inversiones para poder prestarlo. El Ayuntamiento de Valencia estima que para prestar los servicios son necesarios más de 1.400 operarios y trabajadores y que las empresas tendrán que acometer inversiones por valor de 115 millones, principalmente para cubrir una flota con más de 350 vehículos de todo tipo, además de 11.250 contenedores repartidos por toda Valencia.