| 16 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Puig y Moreno, la última vez que se vieron
Puig y Moreno, la última vez que se vieron

¿Qué perfil mostrará Puig en su reunión con Moreno: reivindicativo o socialista?

La reunión con el presidente de la Junta de Andalucía no será tan cómoda como la que tuvo con los mandatarios de Cataluña o Baleares. Con estos criticó a Madrid y evitó criticar a Sánchez

| H.G. Edición Valencia

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha criticado la política de la Comunidad de Madrid cuando ha ido a Cataluña. Cuando se ha reunido con su homóloga balear, socialista como él, ha buscado otros nexos de unión, más centrados en proyectos comunes, que evitaran mostrar discrepancias con el gobierno estatal.

¿Qué perfil adoptará en la reunión de hoy con Juan Manuel Moreno, el presidente de la Junta de Andalucía? En este caso, conversará con un líder del principal partido rival, el PP. Por tanto, por lógica política resultará más complicado coincidir en una crítica contra la autonomía madrileña, dirigida también por el partido que preside Pablo Casado.

Al contrario, desde la Junta previsiblemente no escatimarán en críticas al gobierno central, presidido por el socialista Pedro Sánchez. Como tampoco lo hacía Ximo Puig en sus albores como mandatario autonómico, cuando el ejecutivo estatal lo dirigía Mariano Rajoy, del PP. Pero ahora la coyuntura resulta diferente.

Moreno puede ejercer sin problemas del primer Puig, el crítico con el gobierno estatal. En cambio, el actual Puig ha bajado el tono en los últimos años y rehúye ser totalmente el primer Puig, el reivindicativo sin complejos, el del problema valenciano que trasladaba a Madrid.

No obstante, lo que une al presidente de la Generalitat con el de Andalucía consiste en la defensa de una financiación justa para sus territorios, por encima de connotaciones políticos o de los partidos a los que pertenezcan ambos. A veces gobierna uno y en otras ocasiones otro a escala estatal, pero el cambio de modelo de financiación no se ha producido ni con Rajoy ni con Sánchez.
Por tanto, Puig tiene una cita con doble vertiente. Por un lado se encuentra con un poderoso aliado para reivindicar más dinero para su autonomía; en eso coincide plenamente con Moreno. Por otra parte, se reúne con un importante líder regional del partido rival, crítico con el presidente del Gobierno, el mismo al que Puig recibirá dentro de escasas semanas en el congreso federal del PSOE que se celebrará en Valencia, y a quien muestra una obediencia absoluta como secretario general de su partido.

Es lo complicado de las duplicidades de cargos, que a veces llegan a contradecirse. No es lo mismo, aunque pueda parecerlo para ellos en ocasiones, ser secretario general de un partido que, a la vez, presidente del gobierno autonómico.