| 22 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El president de la Generalitat Valenciana, Carlos Mazón, y el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page
El president de la Generalitat Valenciana, Carlos Mazón, y el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page

Mazón 'pasa' de discusiones con Page y busca un consenso basado en el rigor

El president de la Generalitat y su homónimo en Castilla la Mancha comparten que un acuerdo nacional es posible, pero abogan por vías distintas para lograr el pacto.

| Sergi Tarazona Edición Valencia

El president de la Generalitat, Carlos Mazón, y el presidente de Castilla la Mancha, Emiliano García Page, se han dado cita en Requena para ratificar un acuerdo "histórico" de atención sanitaria en zonas limítrofes, sin embargo, el encuentro, más que por la sanidad, ha estado marcado por la situación del agua y el trasvase Tajo-Segura después de las repetidas amenazas de Page a las "comunidades del Levante" —Murcia y la Comunitat—, llegando a insinuar que haría todo lo posible con tal de "cortar el grifo" a ambos territorios si seguían "abusando del agua" del trasvase. 

Durante la jornada de hoy, ambos presidentes han querido rebajar el tono y buscar puntos de acuerdo en un conflicto que afecta, y mucho, a la agricultura y economía de ambos territorios con bromas incluidas acerca del origen del trasvase, pues García-Page lo ha situado en el Franquismo y Mazón con el socialista Indalecio Prieto.

El jefe del Consell se ha mostrado "absolutamente de acuerdo" en que el camino del diálogo y el acuerdo es "posible y transitable" en materia de agua. "No somos cualquiera en materia de agua, y Castilla-La Mancha tampoco es cualquiera en materia de agua, tiene una larga tradición, y en la Comunidad Valenciana también. A esa voluntad de diálogo y esa voluntad de acuerdo, incorporo el rigor", ha aseverado.

Por este motivo, se ha mostrado dispuesto a avanzar "por difícil que parezca" en el asunto de agua entre estas dos regiones, pero ha reclamado que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico asuma su responsabilidad y que lo haga "con rigor".

"No se trata de que peleemos por 6 hectómetros, 7, 8 o 9 y lo digo delante de Emiliano. No se trata de que discutamos sobre si las cuencas cedentes son prioritarias, que por supuesto que lo son. No vamos a discutir. Lo que espero es que podamos avanzar con rigor en de qué manera se complementa con otras vías de agua, no sólo el trasvase. El problema del agua va mucho más allá de un asunto de un trasvase concreto", ha afirmado.

A su juicio, otras vías son los acuíferos, la desalación, la depuración o el ciclo hídrico. "Es un debate complejo, me quedo con que podemos hablar, pero tenemos un Gobierno de España que necesitamos que se ponga a coordinar".

En este punto, ha reclamado que el Ejecutivo central aclare "qué va a pasar en el próximo año hidrológico y a qué nos podemos atener para seguir haciendo inversiones".

A este respecto, García-Page ha señalado que la gestión del agua no solo tiene que ver con lo que marque "el ministerio de turno", porque tras el tiempo en que él lleva en política, "en este momento tienen las ideas más claras que las han tenido otras veces", unas ideas "que están alineadas con Europa". Finalmente, ha señalado que sería el primero en demandar la desalación como vía para solucionar la escasez de agua si Castilla-La Mancha "tuviera salida al mar".

"El agua genera el mismo conflicto que la Constitución del 78"

El presidente de Castilla-La Mancha ha insistido que en materia de agua es más complicado ponerse de acuerdo, porque requiere un consenso entre todos. "El mejor camino, el más directo, siempre sería llegar a consensos y llegar a acuerdos".

Tras recordar que Castilla-La Mancha ha pleiteado "mucho" hasta conseguir "sentencias muy clarividentes en materia de agua", se ha mostrado partidario de "un espacio en España" en el que pudiera haber un "cierto consenso", pero se ha quejado de que a veces en lugar de hablar de metros cúbicos, se habla de votos. "Digamos que pesan más los votos que los metros cúbicos".

Asimismo, ha remarcado que el agua es "algo tan conflictivo como la Constitución del 78", al tiempo que ha abogado por que el acuerdo más rápido se fraguaría entre las autonomías, mientras que Mazón apuesta porque sea el Estado quien interceda en este tipo de asunto.