| 28 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez y el presidente de la Comunidad Valenciana y del Congreso Federal del PSOE, Ximo Puig, en el acto de clausura del 40º Congreso socialista celebrado en Valencia.
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez y el presidente de la Comunidad Valenciana y del Congreso Federal del PSOE, Ximo Puig, en el acto de clausura del 40º Congreso socialista celebrado en Valencia.

La infrarrepresentación valenciana en la cúpula del PSOE y el control de Puig

La elección de cargos valencianos en la dirección confirma el liderazgo absoluto del president de la Generalitat en su partido, que ya demostró al no tener rivales por la secretaría general

| H.G. Edición Valencia

Cuatro representantes en el comité ejecutivo federal del PSOE, que reúne a 42 componentes, y poco más en el Comité Federal, que alcanza los 107. No alcanza la cuota del 11% que supone la Comunidad Valenciana respecto al total nacional, la misma que en financiación autonómica reivindica Ximo Puig, el president de la Generalitat.

En cualquier caso, el también secretario general del PSPV-PSOE ha demostrado que esa cuota es la suya. Ha cubierto las tres provincias introduciendo a los dos cargos del partido llamados -o designado por él- a sucederle, la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, y el conseller Arcadi España. Ambos, como ha venido publicado esta semana ESdiarioCV, habían sido ya ungidos para entrar en el máximo órgano de dirección socialista.

El conseller, de hecho, ya dirigió la ponencia marco del PSPV, además de ser persona de total confianza de Puig. La ministra y ex alcaldesa de Gandia también resalta como cercana al president de la Generalitat por mediación de José Manuel Orengo y Alfred Boix, los gandienses del círculo más estrecho del molt honorable president.

El protagonismo de la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, en los debates previos a la jornada de votaciones de este domingo ya hacían presagiar su relevancia en el socialismo estatal. La confirmación ha resultado su entrada en la ejecutiva.

En el caso de la diputada por Alicante, Patricia Blanquer, prácticamente una desconocida en el panorama autonómico, su inclusión en el sanedrín del PSOE confirma que el sector crítico con Puig, agrupado ahora en torno a el ex alcalde de Elche, Alejandro Soler, va menguando de manera acelerada en poder orgánico y número. Hasta el punto de quedarse fuera tanto del citado comité ejecutivo como del federal, mucho más abundante en miembros. 

Ni la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Gloria Calero; ni la secretaria general en la provincia de Valencia, Mercedes Caballero; ni el alcalde de Burjassot y contrincante de Puig en 2017 por el cargo de mayor poder en el PSPV-PSOE, Rafa García, destacadas figuras del laminado ´abalismo´, aparecen en puesto destacado alguno. 

En el lugar que podrían haberse situado si José Luis Ábalos hubiera continuado como plenipotenciario secretario de Organización emergen ahora el vicesecretario general del PSPV y síndic en Les Corts, Manolo Mata; el pujante alcalde de Mislata y secretario de Relaciones Institucionales y Acción Territorial, Carlos Fernández Bielsa; o el diputado autonómico Michel Montaner.

Este último caso es más ´verso libre´, aunque siempre zalamero con Pedro Sánchez. En su calidad de alcalde de Xirivella, impulsó el acto que supuso el renacer político del actual presidente del Gobierno.  A partir de ahí redactó un libro que ha presentado por agrupaciones de toda España.

Y sigue estando, aunque retrocede del comité ejecutivo al federal, el ex alcalde de Buñol y actual embajador en la Unesco, Andrés Perelló, omnipresente siempre como referente de la cuota de Izquierda Socialista.

La conformación de los órganos de dirección del PSOE en lo que a valencianos se refiere confirma lo que quedó claro en agosto al no presentarse rivales contra él, que el dominio de Puig en el socialismo valenciano resulta en la actualidad incontestable.

La tensión que hubo en el pasado con la dirección nacional supone, efectivamente, un recuerdo del pasado. En este congreso, empezado por su elección como presidente de la cita, ha demostrado su incuestionable liderazgo en el PSPV-PSOE.