| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
De izquierda a derecha Dr Ramírez, Dr. Estevan, Dr. Garcia Fadrique, Ana Arbona, Dra. De Aguiar y Dr. Piñero - IVO
De izquierda a derecha Dr Ramírez, Dr. Estevan, Dr. Garcia Fadrique, Ana Arbona, Dra. De Aguiar y Dr. Piñero - IVO

El IVO supera las 500 cirugías con el robot Da Vinci Xi

La precisión, la visión tridimensional del campo quirúrgico, la facilidad de disección y de sutura que aporta la tecnología de este robot son claves para abordar cirugías complejas.

| Sergi Tarazona Edición Valencia

Desde que en mayo de 2019 la Fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO), incorporara la última tecnología en cirugía robótica: el Da Vinci Xi, son ya más de 500 las intervenciones realizadas a pacientes oncológicos con esta técnica quirúrgica mínimamente invasiva.

Junto al Servicio de Urología, que concentra más del 70% de las operaciones realizadas, desde 2019 el IVO ha extendido progresivamente la aplicación de esta tecnología en áreas como Ginecología, Cirugía Torácica y Cirugía General y Digestiva.

La tecnología más sofisticada e innovadora de cirugía mínimamente invasiva aplicada al paciente oncológico

En apenas 3 años, el IVO se ha consolidado como referente en la aplicación de la tecnología más sofisticada e innovadora de cirugía mínimamente invasiva actualmente disponible. Una técnica que cobra especial relevancia en el campo de la oncología por ofrecer “un refinamiento y precisión sin precedentes, un aspecto que resulta clave en cirugías de pacientes oncológicos que, por lo general, presentan mayor complejidad que otras patologías”, asevera el Dr. Rafael Estevan, director del Área Quirúrgica y jefe del Servicio de Cirugía General y Digestivo del IVO. En este sentido, entre otros avances, la precisión que aporta esta técnica quirúrgica robótica permite una importante disminución de la agresión quirúrgica al paciente oncológico en la extirpación de tumores y, por otro, una gran mejoría en términos de recuperación del paciente para el inicio de otras terapias.

Desde 2019, y tras el éxito de las intervenciones en pacientes con patologías urológicas (de las 500 operaciones realizadas con el robot Da Vinci Xi, 385 corresponden a pacientes con tumores urológicos), el IVO ha extendido progresivamente la aplicación de esta plataforma quirúrgica en áreas como Ginecología, Cirugía Torácica y Cirugía General y Digestiva. En concreto, se han realizado 55 resecciones de colon y recto; 48 en pacientes con cáncer de endometrio y ovario; y 12 en pacientes con cáncer de pulmón.

La Fundación cuenta con el último modelo de la plataforma Da Vinci Xi, siendo desde 2019 uno de los pocos centros hospitalarios españoles en contar con el equipamiento completo, compuesto por una consola donde el médico opera, dos pantallas accesorias para el ayudante y la instrumentista, el robot con sus cuatro brazos, la mesa quirúrgica y un ordenador que coordina todo el resto de elementos. Actualmente son 11 los expertos del IVO acreditados para el uso del robot Da Vinci Xi, entre ellos facultativos de los servicios de Urología, Ginecología, Cirugía General, Anestesiología y Reanimación, así como de Enfermería y Esterilización, claves en la puesta en marcha y desarrollo de la cirugía robótica.

Beneficios para el paciente y para el cirujano

La cirugía robótica, cada vez más extendida en la Comunidad Valenciana, es en la actualidad la mejor herramienta al alcance de los cirujanos para abordar cirugías complejas de manera mínimamente invasiva y al mismo tiempo seguras. Entre las principales ventajas para el paciente destaca especialmente la reducción del dolor en la fase postoperatoria y, en general, una recuperación funcional más rápida con estancias hospitalarias más breves. En cuanto los beneficios para el cirujano destacan una mayor precisión quirúrgica, clave para abordar cirugías de alta complejidad; una mejor visualización del campo quirúrgico, gracias a una visión en 3D con aumento de hasta 10 veces; la supresión del temblor físico de las manos del cirujano o de movimientos involuntarios; y, por último, la ergonomía, que permite al cirujano estar sentado en operaciones largas y complicadas que requieren mucha atención y concentración.