| 30 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
La protagonista, Bárbara Gómez, durante su entrevista en el programa 'Mañaneros' de TVE
La protagonista, Bárbara Gómez, durante su entrevista en el programa 'Mañaneros' de TVE

La 'cubana de Zaplana' protagonista en Televisión Española

La mujer que invitó al expresident de la Generalitat a hacer la cola para entrar a la Ciudad de la Justicia se ha convertido en todo un referente de la izquierda en redes sociales.

| Sergi Tarazona Edición Valencia

La protagonista de la semana, Bárbara Gómez, mujer que invitó al expresident de la Generalitat, Eduardo Zaplana, a "hacer la cola" en la Ciudad de la Justicia de Valencia, generando uno de los mejores momentos de año y erigiéndose como un símbolo, inesperado, de la izquierda en redes sociales, fue entrevistada por el programa 'Mañaneros', de Televisión Española, para que diera su explicación de esta 'rocambolesca' situación.



La mujer, de origen cubano, nacionalidad española, pero, ante todo, "valenciana", como sentenció durante la entrevista, reconoce que ella "no sabía" quien era el expresidente, sin embargo, nadie, y menos una persona como él, iba a pasar por delante de ella, que según la protagonista, llevaba varios minutos esperando para entrar: "a las nueve y media tenía que estar adentro y después de tanto tiempo esperando ese político, que es ex, se me va a poner a mí delante, no mi amor, tú haces la cola".

Bárbara afirma que Eduardo Zaplana se reía mientras un funcionario de la Guardia Civil lo colaba por la puerta de acceso principal, no por la de personal autorizado: "¿ese funcionario porque deja pasar a ese hombre cuando por la otra puerta no lo dejan pasar?". Pregunta por si le dijo algo al funcionario, la protagonista afirma que solo le hizo saber al expresident que lo que estaba haciendo no era correcto, pero que al funcionario no le podía decir nada, no vaya a ser que "se fuera arrestada".

Y es aquí donde está la clave de toda esta historia, realmente, Eduardo Zaplana no estaba intentando colarse por 'su cara bonita', sencillamente seguía instrucciones de los agentes que le había ordenado entrar rápidamente para evitar cualquier incidente ante la gran expectación generada por el interés del personaje y su juicio, como se suele hacer con cualquier figura mediática o protagonistas de casos mediáticos. Sin embargo, este argumento no convence a Bárbara quien afirma que si Zaplana va a la cola principal no tiene por qué tener privilegios.

Sobre su repentina fama, Bárbara todavía no se lo cree, cuenta que la paran por la calle y, hasta, le han pedido hacer bolos en discotecas: "me dicen que me ponga en la cola de una discoteca para cobrar y que la gente venga".