| 29 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Hospital de Torrevieja
Hospital de Torrevieja

Octogenarios con recién nacidos y falta de camas en el Hospital de Torrevieja

El centro carece de un circuito bien diferenciado que permita hacer de 'barrera' entre pacientes COVID y aquellos con otras patologías

| Jonathan Martínez Edición Valencia

El controvertido proceso de reversión a la gestión pública de la sanidad valenciana ha vuelto a acaparar gran parte del protagonismo en el debate de enmiendas parciales a los presupuestos de la Generalitat para 2022 con un duro intercambio dialéctico entre los partidos del Botànic y los defensores del sistema de colaboración público privado para la gestión de concesiones sanitarias, más conocido como ‘Modelo Alzira’. En paralelo, los profesionales sanitarios del Hospital de Torrevieja se ven forzados a tener que  batallar un día más frente a una situación insostenible agudizada en esta ocasión por las secuelas del Puente de diciembre, lo que se está traduciendo en múltiples deficiencias asistenciales hacia los pacientes.

Los colapsos que arrastra este centro desde que finalizara la concesión con Ribera Salud el pasado 15 de octubre son muchos y variados, pero lejos encontrarse en un escenario que permita encarar con cierto alivio la congestión acumulada, la dirección del hospital parece estar achicando el agua de un Titanic que navega a la deriva. Una tesitura que les ha llevado a adoptar decisiones insólitas en 15 años, como tener que acabar con las habitaciones individuales -una de las señas de identidad de Ribera Salud- ante la saturación en el área de hospitalizaciones, si bien no han podido doblar todas ellas por no disponer de suficientes camas físicas.

Asimismo, pacientes octogenarios con procesos graves como hemorragias o ictus están compartiendo sala de hospitalización con parturientas y recién nacidos, mientras otros permanecen en urgencias más de dos días sin compañía y desorientados a la espera de ser hospitalizados. A su vez, los pasillos de urgencias se encuentran repletos de camas con pacientes de todos los perfiles que aguardan en esta zona a fin de poder ser atendidos, pese a que las listas de espera se han triplicado y superan en más de 4 veces los tiempos razonables para las patologías por la que acuden. 

Y lo hacen también expuestos a poder contagiarse por coronavirus, ya que en urgencias no existe un circuito bien diferenciado entre pacientes covid y pacientes con otro tipo de patologías. Algo similar a lo que ocurre en las salas del hospital, donde lo habitual es que existan estancias restringidas para positivos con el objetivo de hacer una ‘barrera’ con aquellos que no tienen coronavirus. 

Tampoco existe un protocolo para diferenciar a la población local de la extranjera, la cual en muchos casos carece de la misma cobertura sanitaria y, por tanto, no se encuentra inmunizada del coronavirus. Un asunto que no resulta menor a tenor de los datos estadísticos de población y evolución del Padrón Municipal del Ayuntamiento de Torrevieja, en el que existen 85 231 habitantes empadronados, de los cuales 50.111 (58,8%) son de origen español, mientras que el resto, 35.120 (41,2%) procedentes del extranjero.

Estos hechos han provocado que el hospital privado de la comarca haya duplicado en dos meses la atención de pacientes de urgencias provocado, en mayor medida, por aquellos que pueden permitirse pagar un seguro privado. Según los gráficos de Sanitat a los que ha tenido acceso ESdiario, el tiempo medio de espera en urgencias ha pasado de 60 minutos a principios del mes de octubre a 150 a finales del mes de noviembre. 

Por otro lado, las listas de espera quirúrgicas han pasado de 1.157 pacientes y 31 días de demora en noviembre de 2020 hasta los 1.975 pacientes y 62 días de espera en noviembre de 2021.