| 25 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

Teléfonos móviles en los centros escolares: ¿Sí o no?

Hay restricciones para actividades como beber alcohol, fumar, conducir... ¿Por qué estas restricciones basadas en la edad existen para algunas actividades y no para otras?

| Pilu Hernández Edición Valencia

En el mundo de la educación, cada generación de alumnos enfrenta desafíos únicos y, en la era digital, uno de esos desafíos es el uso de dispositivos móviles en el aula. La controversia sobre si se deben prohibir o permitir los móviles en los centros escolares está generando gran controversia. Sin embargo, me gustaría invitarlos a reflexionar sobre esta cuestión desde una perspectiva diferente: la comparación con otras restricciones basadas en la edad que todos entendemos y aceptamos.

En nuestra sociedad, hemos establecido diversas restricciones para actividades como beber alcohol, fumar, conducir, entrar a determinados eventos y discotecas. Estas restricciones se han implementado con el propósito de proteger a los jóvenes y garantizar su seguridad y bienestar. Pero aquí está la pregunta que surge: ¿por qué estas restricciones basadas en la edad existen para algunas actividades y no para otras, como el uso de dispositivos móviles en las escuelas?

Primero, consideremos el consumo de alcohol y tabaco. En la mayoría de los países, se prohíbe a los menores de cierta edad beber alcohol o fumar tabaco. La razón principal es la salud y el desarrollo de los jóvenes. Sabemos que el alcohol y el tabaco pueden tener efectos perjudiciales en el cuerpo y el cerebro en desarrollo de los adolescentes. Por lo tanto, establecemos restricciones para proteger su salud.

La seguridad vial es una prioridad

Luego, está la cuestión de conducir un automóvil. La mayoría de los países exigen que los conductores tengan al menos una cierta edad antes de obtener el carnet conducir. Esto se hace para garantizar que los jóvenes tengan la madurez y la responsabilidad necesarias para manejar un vehículo de manera segura. La seguridad vial es una prioridad.

En cuanto a los lugares de entretenimiento nocturno, como discotecas o conciertos, también solemos establecer restricciones de edad. Esto se hace para proteger a los jóvenes de situaciones potencialmente peligrosas o inapropiadas para su edad.

Ahora volvamos a la pregunta original: ¿por qué no aplicamos restricciones basadas en la edad al uso de dispositivos móviles en las escuelas? Estos dispositivos, con acceso a Internet y redes sociales, pueden exponer a los jóvenes a una serie de desafíos, desde el ciberacoso hasta la adicción a la pantalla. ¿No deberíamos considerar unas medidas para proteger su bienestar y su capacidad de concentración en el entorno escolar?

La prohibición completa de los móviles en las escuelas puede ser una medida extrema, pero ¿podríamos pensar en restricciones basadas en la edad para su uso? ¿Podría haber un equilibrio entre el acceso a la tecnología y la protección de nuestros jóvenes?

La educación es un proceso de adaptación constante a la sociedad en evolución. A medida que enfrentamos nuevos desafíos tecnológicos, es esencial que reflexionemos sobre cómo podemos proteger a nuestros menores y brindarles las herramientas para navegar en un mundo digital complejo. En última instancia, debemos priorizar la formación de ciudadanos digitales competentes, capaces de utilizar la tecnología de manera efectiva y ética, y al mismo tiempo proteger su bienestar y desarrollo. Esta reflexión nos impulsará a buscar soluciones equilibradas que preparen a nuestros jóvenes para un futuro en constante cambio.