| 27 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Juan Manuel Badenas, segundo teniente de alcalde de Valencia.
Juan Manuel Badenas, segundo teniente de alcalde de Valencia.

¿Estanques en los puentes? "El jardín del Turia debe tener la mejor imagen"

El segundo teniente alcalde de Valencia propone cambios en la política de empleo y considera que la marca "orgull" es inconstitucional.

| A. Errazu Edición Valencia

Tras un arranque de legislatura en la 'oposición preferente', los cuatros concejales de Vox asumen parcelas de poder en el Ayuntamiento de Valencia desde octubre, con tres meses de 'retraso' respecto al primer reparto de competencias. El catedrático de derecho civil Juan Manuel Badenas (Valencia, 1965), segundo teniente de alcalde, está en el punto de mira de un oposición que no le ha dado tregua. Su propuesta de estanques en los puentes del jardín del Turia ha suscitado un enconado debate. Escéptico sobre las bondades de la Capitalidad Verde Europea de la que disfruta este año Valencia, Badenas adelanta que hará cambios en la política municipal de empleo. 

- ¿Se siente cómodo en este Gobierno de Catalá?

-Sentirse cómodo en la política sólo puede ser para aquellos que quieren ser políticos y quieren vivir toda su vida de la política. Y aún así, ni siquiera creo que para ellos la política sea algo cómodo, y menos en la política municipal.  Pero, en mi persona se traspasa los límites de lo que es el negocio político y se va al ataque personal, en muchos casos para tratar de combatir al adversario.

- ¿Su incorporación al Gobierno local está siendo como esperaba?

-En parte sí. Preveía que iba haber, digamos, dos tipos de actividad, la directamente relacionada con las responsabilidades de gobierno que tengo: la tenencia de alcaldía número dos y la delegación de Parques y Jardines y la de Empleo y Emprendimiento. Y también me corresponde realizar una labor de coordinación y dirección del grupo municipal que forma parte del Gobierno del Ayuntamiento de Valencia, pero que tiene personalidad y entidad propia.

- ¿Está satisfecho con la gestión de la ciudad?, ¿qué aspectos le preocupan?

- Es prematuro para poder estar satisfecho porque prácticamente llevamos dos meses y medio en las delegaciones. El gobierno actual del Ayuntamiento de Valencia ya tiene seis meses de duración, pero nosotros (Vox) aterrizamos ya a mediados del mes de noviembre.

Estamos de momento empezando a desarrollar las políticas que queremos hacer, como lo que tiene que ver con la construcción de los estanques debajo de algunos de los puentes del cauce del río Turia. Habrá novedades en lo que tiene que ver con el empleo y el emprendimiento con la Fundación Valencia Activa

Sentirse cómodo en la política solo puede ser para aquellos que quieren ser políticos y quieren vivir toda su vida de la política

- Los estanques están provocando notable crítica por el PSOE y Compromís que mantienen que su construcción es para evitar a los sintecho.

-Es sorprendente la reacción. Fue la izquierda la que inauguró, digamos, la línea de construir estanques debajo de los puentes del río Turia. Había programados varios en un proyecto que además incluía suprimir canchas deportivas e instalaciones que en este momento existen. Incluso preveía el arranque del 44% de los árboles del jardín del Turia. 

-¿Niega que se vayan a acometer para evitar que gente sin techo pueda dormir en esas zonas?

-No es conveniente que las personas duerman y vivan debajo de un puente. Hay que buscar alojamientos más dignos para que esas personas estén cobijadas. Y, al mismo tiempo, lo que hemos de intentar es que el cauce del río Turia tenga la mejor imagen posible. De hecho, la alcaldesa Rita Barberá, en el puente de Campanar, ya construyó un estanque y como hemos podido ver también Compromís, el señor Campillo, quería desarrollar un proyecto con estanques en el cauce. Por tanto, hemos de tratar de que el espacio sea lo más atractivo y sea el lugar lo más adecuado posible para que los valencianos puedan disfrutar de ese jardín tan grande que tenemos.

Hay que buscar alojamientos más dignos para que los sintecho estén cobijados. Lo que hemos de intentar es que el cauce del río Turia tenga la mejor imagen posible

-Desde sectores diversos se mantiene que el vicepresidente Barrera y el presidente Mazón tiene muy buena relación, pero que usted va a ser una china en el zapato de la alcaldesa.

-Me gustaría saber quiénes son los que opinan de esa manera. Tendrán sus razones. Creo que simplemente es una cuestión de percepción. En las cuestiones de fondo, en aquellas que tienen que ver con el interés de los ciudadanos, estamos muy próximos. Es decir, yo creo que el señor Barrera quiere lo mismo que yo con respecto a los ciudadanos: tratar de realizar una buena gestión en favor de los intereses de los valencianos, en este caso de toda la Comunidad Valenciana. Y yo busco exactamente lo mismo con respecto a los ciudadanos de Valencia.

-¿Se equivocó María José Catalá no pactando con ustedes nada más se supo el resultado electoral?

-Hubiera sido mejor porque habríamos podido empezar a trabajar todos antes. Ya llevaría cinco o seis meses de recorrido. Bien es verdad que ellos (PP) asumieron delegaciones con carácter meramente temporal, a la espera de que pudiera haber un acuerdo.

- ¿La capitalidad verde va a ayudar a Valencia a estar entre las ciudades más emblemáticas?, ¿le molesta que Valencia haya sido reconocida para celebrar ese año?

-Bueno. No ha ayudado a ninguna capital verde europea de las que ha habido en el mundo hasta ahora. Yo creo que Vitoria, que fue la anterior y la única española que ha recibido también esa distinción, no ha visto en su cotidianidad a partir de ese momento ninguna mejora sustancial. Cuando acabe el año veremos cuál es el balance económico. Si ha costado más o se ha recibido más en la ciudad o en las arcas municipales gracias a esa celebración, o si en realidad hemos tenido que pagar por ello y no se ha sacado ningún beneficio. 

-La historia dice que el partido más pequeño que gobierna con un partido más grande, lo paga electoralmente. ¿Usted cree que eso puede pasar? 

-Lo que dice usted tiene todo el sentido y es probable. Pero por encima de todo, había una cosa que tenía que asumir, que es la responsabilidad de que hubiera un gobierno estable en el Ayuntamiento de Valencia. Por tanto, el interés de Valencia está por encima del interés de Vox. 

A mí me parece que la marca turística Orgull es inconstitucional

P: ¿Qué cambios ha previsto en Valencia Activa, la agencia de desarrollo local del Ayuntamiento ?

R: Lo que queremos es que el programa, porque ya no se va a llamar Pacto para el Empleo de la ciudad de Valencia, sirva para crear puestos de trabajo de forma eficiente, que no sea una cuestión únicamente representativa, donde ciertas entidades, simplemente por ser sindicatos o patronales, están ahí. Lo que tienen que hacer es demostrar cada uno de esos agentes que son capaces de hacer de forma real para contribuir al aumento de puestos de trabajo de la ciudad de Valencia. La filosofía no es la de la representatividad sino de la eficiencia. Por tanto, el dinero no se va a dar en función de la representatividad, sino que se va a dar en función de los programas o planes que cada uno de ellos aporte para demostrar que efectivamente se van a crear puestos de trabajo. 

- ¿Le molesta, como al vicepresidente, la marca turística Orgull?

-A mí me parece que eso es inconstitucional, porque el poder público está a favor de una discriminación positiva que perjudica a otros y que supone incumplimiento del principio de igualdad. La libertad no puede ir en contra del principio de igualdad. Los heterosexuales oprimidos, los homosexuales y esa dicotomía es una traslación del pensamiento marxista pero evolucionada. Es un discurso que ha asumido la izquierda porque se quedó sin el discurso de la lucha de clases. Lo sorprendente es que una parte del centro derecha asume ese discurso y asume el viejo discurso de la lucha de clases transformado o sublimado a través de lo que se llama la corrección política.