| 02 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ximo Puig con una mascarilla
Ximo Puig con una mascarilla

Puig compró 45 millones de material sanitario a una empresa dudosa sin actividad

El PP lleva a la Agencia Antifraude el contrato de pandemia a un ciudadano chino “que multiplicó por cien su volumen de negocio” y supondría un "trato de favor y privilegio”

| E. M. Edición Valencia

El gobierno de la Generalitat Valenciana que dirige el socialista Ximo Puig contrató la compra de material sanitario durante la pandemia por valor de 45 millones a una empresa dirigida por un ciudadano chino que no tenía ninguna actividad -ni en el sector sanitario ni fuera- y que gracias a este contrato “dudoso” multiplicó por cien su volumen de negocio.

Así consta en la denuncia que el PPCV ha presentado ante la Agencia Antifraude de la Comunitat Valenciana para que se investigue las posibles irregularidades de este contrato millonario para la adquisición de material de protección durante la primera fase de la pandemia.

Según ha explicado el diputado del PP, Fernando Pastor, “estamos hablando de casi 45 millones de euros adjudicados a una empresa cuyo objeto social no está relacionado con los suministros y servicios contratados y cuya solvencia era un capital social de 3.000 euros”.

 

Esta empresa ni antes ni después ha vuelto a contratar con la administración pública, que vendía bastante más caro en el mismo momento el mismo producto y que fue la única que cobró por anticipado el importe de los contratos”, señala el PP.

La única conexión entre la Generalitat y la empresa dudosa era la relación personal del empresario con la entonces secretaria autonómica de Economía de la Generalitat y actual consellera de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Rebeca Torró.

 

Según el PP, esta empresa “es la única de todas las adjudicatarias a la que se le adelantaron costes de transporte y fletes, entre otros”, lo que ha considerado que “podría suponer trato de favor y privilegio”.

“Al principio de la pandemia, se presentó a este empresario como un intermediario, pero que finalmente acabó siendo el proveedor. Se nos vendió como un mesías y a lo mejor resulta que las cosas han sido de otra manera”, indica el popular Fernando Pastor.

El diputado popular Miguel Barrachina, por su parte, ha reprochado al Botànic que “esta es la tercera vez que se rechaza una comisión de investigación al PP”, en relación también a las de Azud y la del caso del hermano de Ximo Puig, y que por tanto acuden a Antifraude porque “es bueno que sepamos si hubo sobrecostes millonarios, que los hubo y si pudieron evitarse fácilmente. Creo todos debemos saber si hubo amigos entre los adjudicatarios que provocaron esos sobrecostes millonarios”.