| 07 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Isabel, herida en el tren del pánico, se le notan las quemaduras
Isabel, herida en el tren del pánico, se le notan las quemaduras

“Notaba como me estaba quemando”: el duro testimonio del ‘tren del pánico’

“Pensaba que me moría”, relata a À Punt una de las personas heridas en el tren de Bejís. “Los cristales quemaban y entraba humo, y la maquinista dijo: baja si no quieres morir quemada”

| E. M. Edición Valencia

Isabel es una de las personas que viajaba con sus dos hijos en el tren que quedó atrapado en medio del incendio de Bejís este verano el 16 de agosto, y su relato, recogido por À Punt de lo que ocurrió ahí dentro, es estremecedor. Aún se le notan las quemaduras, pues sufrió de tercer grado, y considera que ese día “volvió a nacer”.

Según el testimonio de Isabel, “todos los cristales de las ventanas quemaban una barbaridad y entraba humo”. Entonces el tren frenó bruscamente y entró la maquinista “gritando y diciendo que nos apartaramos y que no sabía lo que hacer, que estaba esperando órdenes”.

Isabel estaba en el ‘tren del pánico’ con sus dos hijos, Paula de 10 años, y David de 5, a los que tenía cogidos. Entonces le preguntó a la maquinista: "¿qué hago para salvar la vida de mis hijos?". La respuesta de la maquinista fue clara: "baja del tren si no quieres morir quemada", y le ayudó a bajar del convoy.

Cuando bajaron del tren hacía un "calor insoportable, un infierno total". En ese momento su hija le preguntó, "¿qué hacemos mamá?". A lo que Isabel le respondió con un "corre, Paula" pese a que no se veía nada porque estaba todo lleno de humo. Ella corrió y le perdió la pista.

Mientras su hija huía del peligro, Isabel notaba cómo se estaba quemando al intentar proteger con su cuerpo a su hijo pequeño. Unos momentos en los que pensaba que iba a morir. “Yo notaba cómo me estaba quemando, pero no podía hacer nada. El fuego me venía por la izquierda y protegí a David con el cuerpo, que lo tenía cogido por la derecha, y pensé que en ese momento que me moría”, es el duro testimonio de Isabel.

Un pasajero ayudó a Isabel con su hijo y empezaron a caminar. "Un milagro total, me salió una fuerza brutal, el instinto de supervivencia, y nos vino una bocanada de aire fresco". Después de andar por la vía del tren llegaron al viaducto de la Fontsanta, a tres kilómetros de donde había parado el tren, a salvo.

Isabel por cierto ha presentado denuncia para pedir responsabilidades y destaca que hubo órdenes contradictorias. Mientras, la Generalitat insiste en que no tenía información para alertar a Adif y Renfe de que no saliera el tren de Valencia pese a que el fuego se había intensificado horas antes en la zona, y se quita responsabilidad negando un fallo de comunicación o en la cadena de mando.