| 11 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Consuelo Císcar, durante la entrevista. Fotografía: Víctor Cucat
Consuelo Císcar, durante la entrevista. Fotografía: Víctor Cucat

Císcar: "Judicializar este caso solo se explica desde la maledicencia política"

"La sentencia es importante en lo personal y avala mi gestión al frente del IVAM pero, sobre todo, porque sienta jurisprudencia en el ámbito artístico", afirma la ex directora del museo.

| Álvaro Errazu Edición Valencia

Pese a lo que dice Wikipedia, la biblia de internet  en su versión en catalán, Consuelo Císcar Casabán (Picanya, 1945), no ha militado en el PP ni en partido alguno. Trabajó como jefa de gabinete del ex presidente socialista Joan Lerma, y otro presidente, Eduardo Zaplana, la nombró en 2004 directora del  Instituto Valenciano de Arte Moderno, el museo que creó su hermano, Ciprià Císcar, en su etapa como responsable de Cultura de la Generalitat. Casada con el ex conseller socialista y popular  Rafael Blasco, hoy en libertad tras años de cárcel.

Querida por muchos artistas y denostada por no pocos, acaba de ser absuelta por la Audiencia de malversación y estafa en la compra de obra del gran escultor Gerardo Rueda. El fallo judicial mantiene que la decisión de Ciscar fue un buen negocio para el museo. El denominado 'caso Consuelo Císcar' ha sido también un juicio al arte contemporáneo. Desde más de diez años no concedía una entrevista y ahora rompe su silencio en ESdiario.

-¿Siempre tuvo la seguridad de que las obras adquiridas a través de compra/donación de Gerardo Rueda por el IVAM eran originales?

-¡Siempre! Sin ninguna duda. No solo son originales, también son autenticas, legales y validas. Cualquier entendido en arte lo supo desde el principio, excepto la instructora y la fiscalía que, naturalmente, no lo son. Tenga usted en cuenta que los miembros del Consejo Rector, formado por expertos de prestigio nacional e internacional (Tomás Lloréns, Calvo Serraller, Felipe Garín, Ángel Kalemberg, etc) no solo aprobaron la compra/donación sino que felicitaron al IVAM por haberlo
convertido en un referente de la obra del genial artista Gerardo Rueda junto a Julio González, que es otra seña de identidad del IVAM. Judicializar este caso fue una maniobra torticera que solo se explica desde la maledicencia política y el populismo punitivo.

-¿Sigue pensando entonces que la compra fue una operación estratégica parael IVAM?
-Por supuesto. Y los hechos han venido a demostrarlo. Gerardo Rueda y su obra son referencia esencial del abstraccionismo español.

-La sentencia de la Audiencia de Valencia le da la razón; más allá de juicios,  ¿Defiende su gestión al frente del IVAM durante los años de su dirección? ¿En que mejoró el museo en esos años?
-La sentencia es importante en lo personal porque me declara inocente y avala mi gestión al frente del IVAM pero, sobretodo, porque sienta jurisprudencia en el ámbito artístico de como deben considerarse las obras póstumas de los artistas, restituye el prestigio de Gerardo Rueda y los legítimos derechos de su heredero José Luis Rueda, pero llega después de más de seis años de una instrucción infame y unos daños irreparables en el plano familiar, económico y social. Dicho
esto, hay que preguntarse: ¿Quién repara el daño de una instrucción prospectiva y unas acusaciones
falsarias? ¿Quién se hace responsable de este desaguisado judicial?

-¿Y, sobre su gestión?
-Los diez años que fui directora del IVAM coinciden con una etapa de máximo esplendor del museo: exposiciones excepcionales, internacionalización de las colecciones, promoción de artistas valencianos, nacionales e internacionales, donaciones millonarias al museo, actividades de investigación punteras, contribución a la marca España en el extranjero… Me siento muy orgullosa de haber contribuido a desarrollar todas las potencialidades de un museo extraordinario como el IVAM. El balance de mi gestión es objetivamente muy positivo y así ha sido reconocido por artistas, coleccionistas, directores de museo, críticos de arte y gestores culturales.

-Le han acusado también de utilizar el IVAM para la promoción de la carrera artística de su hijo ¿Qué tiene que decir a ello?
-Esta acusación es una infamia. Una “fake news” más de la infodemia que han publicitado unas acusaciones politizadas y algunos medios que les han hecho la ola. Hasta la propia Fiscalía solicitó el archivo en este caso. Lo cierto es que si a una madre le obligan a elegir entre un hijo inocente, acusado sin fundamento alguno, y un chantaje judicial, la opción es indubitable. Como decía Albert Camus: “defiendo la justicia, pero entre la justicia y mi madre, prefiero a mi madre.”

No me interesa la ciberhoguera de las vanidades, aunque algunos con el pecado llevaran la penitencia en el ámbito judicial, político y mediático

-¿Considera que en el llamado 'caso IVAM' del que ahora ha sido absuelta hubo una persecución política intencionada contra el equipo de su etapa al frente del museo?
-Por supuesto. El fracaso de las acusaciones ha sido tan clamoroso que ha puesto a la vista de todos la maquinación político-judicial orquestada. Afortunadamente los Magistrados de la Audiencia, apoyados por unas defensas impecables a cuya cabeza ha estado el letrado Juan Molpeceres, han actuado de acuerdo a la Ley y han desenmascarado la arbitrariedad de unos inquisidores de pacotilla, en una sentencia que dice lo justo y la verdad a la vez.

-¿Quién cree que está detrás de esta persecución a Consuelo Císcar en el IVAM? ¿Cree que hay algún componente de venganza personal?
-No pretendo asignar pecados capitales a nadie. No me interesa la ciberhoguera de las vanidades, aunque algunos con el pecado llevaran la penitencia en el ámbito judicial, político y mediático. La sentencia dice entre otras cuestiones que he conseguido memorizar: “la policía partía de una premisa errónea y sus atestados han resultado equivocados” , “no se puede negar el carácter de obras autenticas de Gerardo Rueda” , “el precio abonado por el IVAM por la obra adquirida resulta muy favorable a los intereses del IVAM” , “las obras donadas al IVAM como contraprestación a la compra están valoradas en 3.463.500 euros de beneficio al museo” , “el procedimiento administrativo seguido en la contratación de las obras fue impecable” , … Esto es lo esencial. El resto ha sido ruido.

Consuelo Císcar Casabán. Foto: Víctor Cucat.

-¿Cree que además hay un componente mediático o medios de comunicación interesados en desprestigiarla a usted y su etapa al frente del IVAM?
-En los tiempos actuales de pensamiento liquido, como dejó dicho Bauman, el papel de los medios de comunicación es muy complicado. Defiendo la libertad de expresión, de opinión y de información, pero lamento que el periodismo amarillo y la pésima justicia se retroalimenten. En el caso IVAM han tenido mucho juego.

-¿Cómo ve ahora el IVAM desde fuera y en estos años de gestión del Botanic (PSPV-PSOE, Compromís y Podemos)?
-Los tiempos son difíciles para todas las instituciones en tiempos de pandemia, pero el IVAM se merece respeto y ayudas. Es el buque insignia del arte moderno valenciano. A mi siempre me interesó la promoción del IVAM y de los artistas. Mi vida ha estado y sigue estando vinculada al arte y la cultura. La denuncia contra la gestión del IVAM ha sido un despropósito y nunca debiera haberse producido. En relación a la gestión del Botanic le diré que cada día se parece más a la queprecedió al hundimiento del Titanic. ¿Entiende lo que quiero decirle?

-Su absolución se suma a la larga lista de mas de doscientas personas de la época de los gobiernos del PP que han visto archivada o absuelta su causa de la justicia, recientemente también los concejales del pitufeo. ¿Ha tenido oportunidad de hablar con alguien de esa época que se haya visto en esa situación?
-Es triste que en democracia se produzcan estos hechos que causan estragos humanos y que, por lo general, quedan impunes porque quienes los protagonizan no asumen responsabilidad alguna y porque hay políticos que actúan con cierta cobardía y complejos varios. Hablo frecuentemente con personas que han sufrido estos atropellos y me solidarizo con ellos, pero hace falta una mayor reacción cívica en su favor.
Tras mi absolución, y también antes de ella, me han mostrado su solidaridad muchas personalidades del mundo del arte y de la cultura. Y lógicamente, amigos, vecinos y desconocidos. Pero lo importante es tener la conciencia tranquila de haber actuado correctamente en favor del arte. Agradezco mucho los gestos de apoyo recibidos. El día de fin de año, el prestigioso galerista Ramon García, me sorprendió con un video que había hecho exprofeso con mi absolución y ayer
mismo un taxista quiso hacerse un “selfie” conmigo al reconocerme y decirme - palabras textuales- que era para el un referente de la mejor cultura de esta Comunidad. Es extraordinario que esto suceda.

-¿Espera algún tipo de reparación o disculpa?
Espero que la sentencia absolutoria haya servido para superar una polémica creada artificialmente y absolutamente superada en el mundo del arte y la gestión museística. La cultura y el arte se merecen un respeto porque es patrimonio de la ciudadanía y no nos vendría mal un poco de patriotismo cultural y menos afán inquisitorial.

-La sentencia ya es firme ¿qué planes tiene ahora?
-Reinventarme. ¿Hemos acabado ya la entrevista?

-Sí ¿tiene algo más que decirme?
-Le voy a hacer una confidencia aunque no sea políticamente correcta. Yo soy muy poco de digitales y redes sociales, pero en este juicio he descubierto las crónicas judiciales de ESdiario y de un periodista, García Bonet, que me han reconciliado con la honestidad informativa al servicio de la verdad y la justicia.