| 25 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene durante el cierre de la campaña electoral del PSdeG-PSOE
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene durante el cierre de la campaña electoral del PSdeG-PSOE

Sánchez, Díaz y Tezanos pierden las elecciones

El PP de Galicia es el partido regionalista enfrentado al partido soberanista, al BNG, donde ambas formaciones superan el 75% de los votos y los escaños del Parlamento Gallego.

| Josep Maria Felip Edición Valencia

Toda campaña electoral da ganadores y perdedores, y las gallegas no podía ser menos. Con el 99,99% escrutado las ha ganado Rueda, el candidato del Partido Popular, con 699.896 votos  -72 mil más de los conseguidos por Feijóo en 2020- con dos escaños más de la mayoría absoluta, 40 respecto a 38. Es la quinta mayoría absoluta del PP en las elecciones al Parlamento de Galicia, lo que le facilita formar gobierno en solitario en la Xunta.

Frente a esa victoria indiscutible, la derrota de Pedro Sánchez y Yolanda Díaz, del PSOE y de Sumar, es abrumadora. El PSdG, la sucursal gallega del PSOE, y Sumar, la heredera de Podemos y las Mareas, juntos, han perdido cerca de 100 mil votos, su peso ha caído del 23% al 17 %, y el PSdG ha perdido cinco escaños respecto a los 14 conseguidos en 2020. Todo un batacazo que, si estuviéramos viendo una competición deportiva entre las franquicias del PP y el PSOE en Galicia, en escaños el resultado sería de 40 a 9.

Varias lecturas pueden hacerse de estas elecciones. Una, que el PP de Galicia es el partido regionalista enfrentado al partido soberanista, al BNG, donde ambas formaciones superan el 75% de los votos y los escaños del Parlamento Gallego. Efectivamente, el BNG se constituye en la segunda fuerza con 466.896 votos y 25 escaños, 150 mil y 6 más de los conseguidos en 2020. El PP y el BNG habrían sumado el aumento de participación respecto a 2020 del 18% , y en el caso del BNG parte del voto perdido por el PSdG y de Podemos.

Otra lectura es quien de verdad pierde las elecciones es Félix Tezanos. Las estimaciones de voto que publicó el CIS al inicio de la campaña electoral determinó la estrategia de Pedro Sánchez y Yolanda Diaz en la campaña al predecir Tezanos que, si aumentaba la participación electoral manteniendo sus votos el PSdG,  y Sumar los de Podemos, y ese aumento lo capitalizara el BNG haciendo caer al PP por debajo de la mayoría absoluta, era posible derrotar a Feijoo. La apuesta de Sánchez se basaba en esa predicción, con el significado que representaba la quiebra de liderazgo de Feijóo en España, ya que de la Presidencia de la Xunta era posible desplazar al PP a favor del BNG, apoyándolo o en coalición con el PSdG. Su predicción en escaños de 36-24-14-1 para PP-BNG-PSdG-Sumar se ha estrellado frente al resultado de 40-25-9-1 para PP-BNG-PS-DO. Tezanos es el gran y absoluto perdedor; Sánchez se fió de Tezanos y se ha pegado el gran batacazo.

Le han engañado de nuevo

Otra lectura es la irrelevancia del voto de Vox. En las generales de 2019 alcanzó el 7,9% de los votos en Galicia, cuando Abascal pensó que el sorpasso al PP en España era posible. Cuatro años después, sus ilusiones persistieron el 23-J y sus votos en Pontevedra, junto a los de seis provincias más, impidieron al PP conseguir los siete escaños que le hubieran dado a Feijoo el Gobierno de España. Sus sueños le dieron el gobierno de España a Sánchez y le conducen a la irrelevancia política; pensó que capitalizaría las protestas del sector primario frente a la política agraria de Bruselas, pero su insistencia en unas elecciones en clave nacional, que no regional le han engañado de nuevo. Es el error en que persiste en el resto de los territorios donde tiene presencia institucional, al verlo todo no más allá de las cuatro paredes de Bambú, su sede en Madrid. Su declive es evidente: ha obtenido el 2,4% de los votos, frente al 4,9% del 23-J y el 7,9% del 11/2019. 

En Galicia, los perdedores tienen nombre en clave nacional: Sánchez, la Yoli y Abascal, y un ganador: Núñez Feijóo. Con este resultado se inicia un ciclo que pasará por las elecciones al parlamento europeo, al parlamento vasco y finalmente al catalán. Y todo apunta en una dirección: la caída en importancia del PSOE, de Sumar y de Vox a favor del auge del PP. Pero con el gran salto electoral del BNG, y si son imitables, veremos donde nos conducen las consecuencias a favor del PNV, Bildu, ERC y Junts de persistir Pedro Sánchez y Yolanda Diaz en su estrategia con la ayuda de Félix Tezanos.