| 18 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Mestalla vacío y protestas en la avenida Suecia/IMAGEN À PUNT ESPORTS
Mestalla vacío y protestas en la avenida Suecia/IMAGEN À PUNT ESPORTS

El valencianismo vacía Mestalla con una consigna: "Peter vete ya" 

Miles de aficionados han decidido quedarse fuera del estadio mientras se juega el Valencia-Girona como señal de protesta contra la dirección del club.

| Sergi Tarazona Edición Valencia

La afición valencianista está harta de la deriva que lleva su club y, una vez más, se lo ha querido hacer saber al mundo. Miles de aficionados han decidido dejar su asiento vacío en Mestalla durante el encuentro entre el Valencia C.F. y el Girona correspondiente a la jornada 37 de LaLiga como señal de protesta contra la directiva del equipo, pero más en concreto contra el máximo accionista, el empresario sigapurense, Peter Lim

 

La protesta, convocada por la asociación Libertad VCF, ha arrancado a las 18:00h, una hora antes del partido, sin embargo, la imagen más significativa, y lo que se buscaba con esta acción, se ha producido a las 19:00h, momento en el que el árbitro ha dado el pitido inicial en un estadio semivacío ya que, el verdadero partido para los valencianistas se jugaba hoy en la avenida Suecia, abarrotada, hasta el último palmo, de aficionados 'che' clamando por la "liberación" de su club. 

 

La misma acción ya tuvo lugar en 2022, el Valencia C.F., en una situación similar a la de hoy, no se jugaba absolutamente nada, recibía al Celta de Vigo en casa y los aficionados decidieron quedarse en las puertas de Mestalla para protestar por la situación del club. La imagen dio la vuelta al mundo y 'escocio' al máximo accionista, Peter Lim, que, fruto de aquello, decidió destituir al anterior presidente del club, Anil Murthy, tras años de polémicas. Dos años después, todo sigue igual y la afición, hastiada por la situación del equipo de su vida, ha decidido volver a tomar cartas en el asunto y dar donde más duele a Lim, su reputación.