| 22 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Joseca Arnau, izquierda, nuevo jefe de gabinete de Vicente Barrera, Elisa Núñez, consellera de Justicia y Vicente Barrera, vicepresidente primero y conseller de Cultura.
Joseca Arnau, izquierda, nuevo jefe de gabinete de Vicente Barrera, Elisa Núñez, consellera de Justicia y Vicente Barrera, vicepresidente primero y conseller de Cultura.

Vox se convierte en un PP 2.0 ante la falta de perfiles en la Comunitat

El reparto de cargos que está haciendo el partido en la Generalitat deja entrever los problemas a la hora de encontrar perfiles que tengan un vínculo directo con la formación

| Sergi Tarazona Edición Valencia

Los nombramientos que está realizando Vox desde que llegó al poder en la Comunitat Valenciana no han pasado desapercibidos. A nadie se le escapa que todos estos cargos y altos cargos siguen un mismo patrón ante la 'incredulidad' de los miembros de Vox en la Comunitat Valenciana que ven como sus perfiles son 'denostados' por la dirección general del partido en pro de otras personas con cero vinculación política, al menos demostrada, con el proyecto de Vox en el territorio Valenciano.

Dos de las tres consellerias ocupadas por Vox están dirigidas por dos personas altamente vinculadas al Partido Popular como Vicente Barrera, vicepresidente primero y conseller de Cultura, conocido por sus conexiones con el PP de Paco Camps, y Elisa Núñezconsellera de Justicia, que llegó a tener relación con el Partido Popular en su juventud y es sobrina del 'pater', un reputado sacerdote valenciano altamente conocido entre la jet set valenciana. Además, hoy conocíamos como Joseca Arnau, un conocido politólogo con presencia en los medios de comunicación valencianos y relacionado con altos cargos 'populares', iba a ser el jefe de gabinete de Vicente Barrera.

Otras de las cosas que sorprenden es que, a diferencia del Partido Popular, que está optando para los cargos del 'segundo escalón' por algunos de sus diputados en Les Corts, Vox, de momento, ha preferido no hacer eso y optar por perfiles ajenos al partido.

Todos estos nombres dejan entrever uno de los problemas que más está acuciando Vox desde su llegada al poder, la falta de perfiles políticos vinculados al partido que puedan ser caras visibles dentro del nuevo gobierno de la Generalitat y que denota que quizá no estaban tan preparados para gobernar. Asimismo, los altos cargos de la formación de Abascal en la Comuntiat Valenciana se están encontrando, para su sorpresa, que muchos de estos nombres, ajenos al partido, son propuestos por altos cargos de la dirección general de Vox encargados de 'colocar' a sus caras visibles en los diferentes gobiernos en los que se ha instalado.

Una de estas personas es Ignacio Hoces, cabeza de lista de Vox por Badajoz en las últimas elecciones generales, que estuvo relacionado con el nombramiento de Emilio Daniel Villareal, asesor de Llanos Massó. Hoces, que también ha estado involucrado en este último nombramiento de Arnau, es vicesecretario de Instituciones del partido y uno de los principales asesores del presidente del partido, Santiago Abascal. Otro de los nombramientos donde también 'metió mano' la dirección general fue en elección de la consellera de Justicia tras una reunión entre 'el pater' y Santiago Abascal para que este promocionara a su sobrina dentro del partido, a pesar de ser una completa desconocida por los dirigentes de la formación en la Comunitat Valenciana.