La contundente respuesta del cardenal al pacto de Gobierno Sánchez-Iglesias

El arzobispo de Valencia sostiene que el "preacuerdo" de gobierno entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias nada tiene que ver de progreso para una España que está "en peligro", proclama.

Antonio Cañizares, en su carta semanal, considera que el preacuerdo de gobierno "entre socialistas y socialcomunistas" se atisba un cambio cultural y la imposición de un pensamiento único y no tiene nada de progreso aunque se autodenominen los firmantes como “fuerzas progresistas”.

Con el “preacuerdo” se instaura o se atiba un cambio cultural, se impone un pensamiento único, con una visión del hombre que pretende generalizarse a todos, la aprobación de la eutanasia, la extensión a nuevos derechos, la ideología de género, el feminismo radical, ampliación de la memoria histórica que fomenta el odio y la aversión.

La carta, bajo el título, 'Reflexiones al hilo de hechos', detalla que las repercusiones efectivas económicas del pacto han sido "inmediatas" y que las reacciones y los comentarios en Europa y en España, además de negativos, dejan con un Gran temor. Tiene unas connotaciones culturales, antropológicas y visión de la realidad que van más allá de lo económico, y dejan o generan una preocupación grande.

Cañizares ha tenido un papel protagonista en momentos clave la política entre ellos  los acuerdos Iglesia-Estado, en la etapa de gobierno de Rodríguez Zapatero,  y en lo relativo a a la libertad religiosa. La contundente carta del arzobispo cabe enmarcar en el contexto de incertidumbre  político en España y ante las declaraciones recientes de la ministra portavoz Isabel Celaá contra la enseñanza concertada. 

 

Crisis económica y cultural

"No voy hacer de mago agorero pero que sí digo -a la vista está- es que seguimos inmersos en una crisis humana honda, agrandada. Para esta crisis humana, a mi entender, no se están tomando mancomunadamente las medidas requeribles, exigibles y posibles, ni se adoptan las respuestas que debieran ser prioritarias en estos momentos -casi todas tienen que ver con la educación-; es más, creo personalmente que esa crisis humana y cultural honda no se la considera ni se la valora suficientemente como tal...".

Subraya  una crisis en la educación y en las instituciones educativas así como a la "falta de esperanza, libertades sin norte y pérdida de la verdadera libertad, laicismo ideológico, pérdida u opacidad del sentido de trascendencia, etc".

"Todo ello, sin duda, está quebrando nuestra sociedad, y el verdadero sentido del hombre y el orden y la paz, y aún se quebrará más si no se pone remedio. Nos encontramos ante una grave emergencia, la emergencia de España. Y por encima de otras cosas, como en la "transición", sigue estando España", ha dicho.

"Se está imponiendo o se ha impuesto una nueva cultura, un proyecto de humanidad que comporta una visión antropológica radical", según Cañizares que señala que en el fondo detrás de todo ello está la pérdida grave o el oscurecimiento espeso del sentido de la persona y de su dignidad.

 

Pensamiento certero del Papa Benedicto XVI

"Hago mío enteramente el lúcido y certero pensamiento del Papa Benedicto XVI que expresó ante la Asamblea general de las Naciones Unidas en abril de 2008: "Cuando se está ante nuevos e insistentes desafíos, es un error retroceder hacia un planteamiento pragmático, limitado a determinar un 'terreno común' minimalista en los contenidos y débil en su efectividad", ha señalado.

No bastan, cierto, planteamientos pragmáticos de muy cortas miras y carentes de horizontes, sobran estériles pragmatismos: la persona humana y su dignidad, base del bien común asentado en el reconocimiento real efectivo de los derechos humanos universales, son el fundamento que hemos de contemplar y poner en toda su consistencia, si queremos hallar el camino sanante y constructivo a seguir.

 

Comenta esta noticia
Update CMP