09 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Espectáculo en el Congreso: Junqueras "reina" en la apertura y nadie lo evita

Rosique de ERC, a la izquierda, junto a Zamarrón, del PSOE

Rosique de ERC, a la izquierda, junto a Zamarrón, del PSOE

La legislatura arranca con una escandalosa imagen que presagia lo peor. ERC ha podido estrenar el Congreso homenajeando a los políticos condenados por sedición sin que nadie lo frenara.

Malos presagios para la legislatura que arranca si el estreno marca la tendencia a seguir: lo primero que se escuchó en el Congreso, desde la tribuna más noble, fueron los nombres de Junqueras y de todos los políticos catalanes condenados por el Supremo por delitos de sedición y malversación.

Y se escucharon en formato de barra libre, sin que nadie lo interrumpiera, por boca de la diputada más joven, a quien corresponde el solemne momento. Se trataba de Marta Rosique, de ERC, que ejerció de secretaria en la Mesa de Edad que dirige la sesión constitutiva del Congreso.

A pesar de que el reglamento lo prohíbe y de que en los últimos días el PP ha advertido por escrito a Meritxell Batet de la necesidad de evitar escenas como ésta o juramentos alejados de la ley, Rosique pudo citar por su nombre a su jefe de filas, Oriol Junqueras, y a  Jordi Sánchez, Jordi Cuixart y Joaquim Forn, todos ellos condenados a largas penas de prisión por intentar la independencia unilateral de Cataluña desde las instituciones.

 

La provocación ha sorprendido al presidente de la Mesa de Edad, el veterano socialista Agustín Zamarón, y a los propios diputados del hemiciclo, incluyendo los de formaciones independentistas, que han tardado en aplaudir. Pero de la perplejidad no se pasó a la interrupción, anotándose así el independentismo la primera victoria del día.

Ante el amago de alboroto, con el presidente de Vox, Santiago Abascal, pidiendo la palabra, Zamarrón ha llamado al orden y la lectura de la relación de diputados ha continuado con normalidad.

Escandalizados

A su término, Zamarrón ha querido explicar su actuación: "El motivo de mi llamada al orden tiene su razón en que los nombres pronunciados no corresponden a diputados electos -lo que ha suscitado aplausos en la cámara-. Olvidémonos de este tiempo de nubes pasajeras". Haciendo honor a su proverbial parecido con Valle Inclán, el presidente ocasional intentó restarle importancia al escándalo.

Pero en las filas de PP, Cs y Vox la indignación es enorme. Fuentes populares confirman a ESdiario el enorme malestar con Meritxell Batet, inminente presidenta del Congreso, por adelantar que no aplicará el reglamento y permitirá, en consecuencia, que la toma de posesión de los diputados se convierta en un circo.

Comenta esta noticia
Update CMP