09 de julio de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Reina Letizia hace tras la muerte de Doña Pilar lo que más le hubiera gustado

Doña Letizia siguió con su agenda este jueves.

Doña Letizia siguió con su agenda este jueves.

Con toda la Familia Real reunida en la casa de Puerta de Hierro de la hermana de Don Juan Carlos para despedirse y arroparse entre ellos, la esposa de Felipe VI llevo a cabo sus deseos.

La Familia Real española está de luto tras la muerte de la Infanta Pilar este miércoles a los 83 años tras batallar contra una larga enfermedad, pero la Reina Letizia ha tenido que cumplir con las obligaciones de su agenda y después de acudir a la capilla ardiente de la duquesa de Badajoz este jueves se dejó en un acto oficial.

Algo que sin duda hubiera encantado a la fallecida Infanta Pilar, siempre comprometida con causas solidarias y en apoyo de los más desfavorecidos, ya que si la mujer de Felipe VI está especialmente comprometida con una causa es con el apoyo a la visibilidad de las Enfermedades Raras, y por eso mismo Doña Letizia acudió este jueves a su reunión de trabajo en la sede de FEDER para conocer así los retos y oportunidades del colectivo en este 2020.

Con este son once años que la Reina lleva implicada en la causa, teniendo esta misma reunión cada mes de enero para conocer las novedades de cara al año que empieza.

Siendo un día tan triste como el que era, con toda la Familia Real destrozada por la muerte de la hermana de Don Juan Carlos, la Reina Letizia lució un look sobrio y discreto con el negro como protagonista. 

A la vez que tenía lugar la reunión, el resto de miembros de la Familia Real se dieron cita en la casa de la Infanta Pilar, donde se instaló la capilla ardiente y se celebró este jueves una misa funeral. 

Incluso la Infanta Cristina reapareció tras el revuelo mediático por las primeras Navidades al lado de Iñaki Urdangarin tras su ingreso en prisión. La hija del Rey Juan Carlos acudió a la casa de su tía antes de trasladar los restos mortales al cementerio de San Isidro.

Cristina llegó en el mismo coche que su hermana, la Infanta Elena, con quienes también llegaba Juan Valentín. Acto seguido de sus padres, Don Juan Carlos y Doña Sofía. La Infanta no coincidió en esta ocasión ni con su hermano, el Rey Felipe, ni con Doña Letizia, que estaban cumpliendo con los compromisos de su agenda oficial.

La Infanta siempre estuvo muy unida a su tía, que defendió públicamente a Cristina y a Iñaki por la polémica del Caso Noós, dejándoles incluso su casa de Palma de Mallorca durante el mediático juicio.

Hasta el domicilio de la hermana mayor del Rey emérito, también se trasladaron este jueves muchos rostros conocidos como el de Laura Ponte, la exmujer de Beltrán Gómez Acebo, o nombres de la aristocracia como Cayetano y Eugenia Martínez de Irujo, la infanta Margarita, Simeón y Margarita de Bulgaria, Cristina de Borbón dos Sicilias, o sus compañeras de la fundación Nuevo Futuro.

Comenta esta noticia