04 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Mascarillas obligatorias, pero… ¿cuál es la más segura?

Solo Canarias y Madrid se resisten a obligar el uso de mascarillas en cualquier lugar, a pesar de mantener la distancia de seguridad

 

Poco a poco la mayoría de las comunidades autónomas han regulado el uso obligatorio de las mascarillas, también en la calle a la hora de pasear, en la playa o en las terrazas, incluso si se mantiene la distancia de seguridad de 1.5 a 2 metros. ¿Se han tomado estas decisiones en base a los indicadores epidemiológicos y sanitarios o por el aumento de los rebrotes sin analizar previamente las características y los orígenes de éstos? Canarias y Madrid, se resisten a tomar esta medida, injustificable para muchos expertos en salud pública, porque si se está paseando y guardando la distancia de seguridad, no son necesarias, al margen de que los indicadores son, de momento, mucho mejores que en el resto de España.

 

 

¿Cómo podemos saber que mascarilla elegir entre la gran oferta, cada vez mayor en los grandes supermercados y en internet?

Las mascarillas forman parte de unos términos al que poco a poco nos vamos acostumbrando: los E.P.I., o Equipos de Protección Individual; FFP o “filtering face piece”, que significa “pieza de cara filtrante o mascarilla”, indicando los grados 1, 2 ó 3, para referirse al grado de “protección respiratoria” (a mayor número, mayor protección) y la “Normativa UNE”, que reúne las “especificaciones de seguridad” elaboradas por la Asociación Española de Normalización, en coordinación con distintas instituciones del Gobierno de España, y que se deben cumplir en la fabricación comercial de las distinta mascarillas que podemos conseguir en el mercado.

A la hora de elegir un tipo de mascarillas debemos tener en cuenta que lo fundamental es garantizar una “seguridad” que nos confirme que cualquiera de nosotros, que podemos ser portadores asintomáticos del Coronavirus, no contagiamos a los demás, una actitud totalmente generosa y solidaria.

Veamos pues algunos de los tipos de mascarillas más seguras:

  • Mascarilla FFP: Con certificado CE y respetando la Norma UNE-EN 149:2001+A1: 2010: protección desde el exterior o protección de entrada por la boca y la nariz.

Algunas FFP2 y casi todas las FFP3 incluyen una “válvula de exhalación” para facilitar la respiración y disminuir la resistencia de la salida del aire al exterior durante la exhalación. Estas mascarillas nos protegen de la entrada del Coronavirus, pero no evitan su salida, más bien la potencian a través de la mal conocida como “válvula de seguridad”.

  • Mascarilla Quirúrgica: Con certificado CE y respetando la Norma UNE-EN 14683:2019+AC, que nos asegura una “protección de salida”. Existen tres tipos:
    • I: Disminuye el riesgo de propagación y especialmente en caso de epidemia y pandemia, como es nuestro caso.
    • II y IIR: Se recomiendan para los profesionales sanitarios en quirófano y procedimientos sanitarios similares
  • Mascarilla Higiénica: Sin certificado CE y sin ensayos de certificación de protección de entrada o salida. Norma UNE 0064-1:2020, para adultos, y UNE 0064-2:2020, para niños: ninguna de las 2 son reutilizables. Por otra parte también disponemos en esta categoría de las que se fabrican en base a la Norma UNE:0065:2020, que son lavables y por tanto, reutilizables.
  • Otros tipos de mascarillas conocidas como “duales”: Con certificado CE y Norma UNE-EN 149:2001+A1:2010 y UNE-EN 14683:2019+AC. Ambas nos ofrecen buena protección de entrada y salida.

De todas las mascarillas que podemos conseguir en este mercado emergente y cada vez más creciente, pero menos controlado por las autoridades sanitarias, la más eficaz y segura es la “mascarilla quirúrgica”, aunque para que sea realmente eficaz, es necesario que sea ésta la que llevemos todos de manera general.

Pero como no se consigue que todos llevemos la misma mascarilla, también son recomendables las FFP2, pero siempre “sin válvula”.

De todos modos, es cierto que el Ministerio de Sanidad nos aporta una guía para que nos ayude a la hora de decidir el mejor tipo de mascarilla, que también les aconsejo que analicen.

 

La OCU nos ayuda con su estudio de seguridad y eficacia de las mascarillas más utilizadas por todos

La OCU acaba de publicar un estudio en el que han analizado y comparado diversas mascarillas que podemos encontrar en el mercado, y nos ofrece datos que nos pueden ayudar a la hora de elegir la más segura, eficaz y asequible a nuestros bolsillos.

En general, tanto las mascarillas higiénicas como las quirúrgicas de un solo uso, presentan una eficacia de filtración del 95%, que incluso llega al 98% en las que se venden en grandes superficies comerciales: Mercadona, Día, Lidl y Aldi. Son eficaces, cómodas, resistentes y muy asequibles.

Las reutilizables estudiadas presentan una eficacia menor, aproximadamente de un 70%, aunque nos confirman que la que podemos comprar en Consum, llega al 86%. Son mascarillas que pueden soportar 5 lavados a 60º C, pero poco a poco pierden su eficacia hasta el 68%. Algunas de ellas como las “multicapa” que respeta la Norma UNE 065, son las más baratas (un paquete de 10 mascarillas cuesta 9.95 €, y al utilizarlas 5 veces, el coste de cada unidad no supera los 0,20€)

Todas las mascarillas analizadas respetan las Normas UNE 0064 y EN 14683

(98-99% de filtración y buena respirabilidad), y normalmente no superan los 0.60 € por unidad.

Y si a pesar de todo alguien decide utilizar una “mascarilla con filtro”, al menos que sea consciente de que se está protegiendo, pero no protege a los demás. Tal es así, que como podrán comprobar por la imagen que adjuntamos, instituciones públicas como Hacienda no permite pasar a las personas que lleven este tipo de mascarillas, algo que debería hacerse extensivo a todos los lugares públicos y en todas las Comunidades Autónomas, porque tan “contagiador” es un ciudadano que opta por este tipo de mascarillas, como otro que no utiliza ninguna.

 

Nos obligan a llevar mascarillas, pero ¿quién coordina esta nueva reglamentación?

Aparte de las decisiones políticas, acertadas o no de obligar a llevar la mascarilla en cualquier lugar exterior a pesar de respetar la distancia de seguridad, somos muchos los que echamos de menos una “coordinación” desde la Dirección General de Salud Pública del Ministerio, con las de todas las comunidades autónomas. El resultado de esta falta de coordinación es evidente: cada comunidad toma las medidas que entiende oportuna, pero siempre olvidando que el problema de la pandemia es nacional y no se debe ceñir a fronteras municipales ni autonómicas.

Por otra parte, si un gobierno obliga a llevar mascarilla porque es la medida más eficaz para evitar el contagio, debería facilitarlas, al menos 2-3 a la semana y en cualquier farmacia con solo presentar nuestra tarjeta sanitaria, abonando cada uno lo que pagamos habitualmente al adquirir cualquier medicamento. Y si la pega para poder hacerlo es que las mascarillas son un producto sanitario, no creo que sea complicado que el Ministerio de Sanidad cambie esta norma, porque estamos en un momento de excepcionalidad. Y si esto también es un problema, al menos que sean gratuitas para las familias más desfavorecidas que realmente no pueden hacer frente a este gasto extraordinario, es decir, que estas personas se beneficien de la co-financiación que entre todos hacemos desde hace muchos años de la sanidad pública. Una vez más es una cuestión de solidaridad responsable.

Si nadie coordina ni controla el tipo de mascarilla, su seguridad, su eficacia, su vida media de uso… ¿estamos asegurando que es una medida eficaz para evitar la transmisión comunitaria de la COVID-19?

Jesús Sánchez Martos

Catedrático de Educación para la Salud

Universidad Complutense de Madrid

@jsanchezmartos

 

 

Comenta esta noticia