Greenpeace coloca una mascarilla con el lema "Pandemia climática" a Gulliver

La estatua de Gulliver con la mascarilla de Greenpeace.

La estatua de Gulliver con la mascarilla de Greenpeace.

La iniciativa de la ONG que se extiende por España busca resaltar la "urgencia" de prevenir los peores efectos de la emergencia climática y entiende la pandemia como incentivo para actuar.

Greenpeace lleva a cabo una iniciativa con la que pretende recalcar en estos momentos, característicos por la crisis sanitaria y socioeconómica, la "urgencia" de prevenir los peores efectos de la emergencia climática que afronta el planeta. Con este motivo, voluntarios de Greenpeace han colocado a primera hora de este martes una mascarilla gigante, de 15 metros cuadrados, en la cara de la famosa y monumental escultura del Parque Gulliver, situada en el Jardín del Túria de València.

En la mascarilla se puede leer el mensaje "Pandemia climática", junto al llamamiento "La inacción nos ahoga" instalado en el literario personaje de 70 metros de largo. Además, esta acción se completará con otras similares a escala más pequeña en Valencia.  

Se trata de una iniciativa que se está llevando a cabo alrededor del país; por ejemplo, en Madrid, la escultura de una cabeza gigante llamada Julia en la Plaza de Colón, también cuenta con una mascarilla. 

"Ante la crisis climática, solo existe una solución: reducir de forma drástica las emisiones de CO2. Si continuamos poniendo en riesgo la salud del planeta, nos tendremos que enfrentar a muchas más crisis sanitarias y socioeconómicas como la que estamos viviendo ahora por la Covid-19", alerta Tatiana Nuño, responsable de la campaña de cambio climático.

A esta línea de argumentación se suma la voz del abogado de Burjassot y presidente de Greenpeace en España, David Sandoval, quien en una entrevista para el medio de comunicación ValenciaPlaza ha afirmado que "el respiro" que el confinamiento dio a la naturaleza fue "fugaz" y que la pandemia no beneficiará al medio ambiente. "Ya se está viendo que se quiere sacrificar la lucha por el medio ambiente solo para recuperar la economía a cualquier precio. Las primeras normas que se empezaron a aprobar con el estado de alarma en España son normas que vuelven a pedir inversión en el ladrillo, que vuelven a querer relajar normas ambientales", ha afirmado el presidente en su encuentro con el medio. 

Tras analizar en profundidad los borradores de la ley nacional de cambio climático, del plan nacional de clima y energía y de la estrategia a largo plazo, Greenpeace denuncia que ninguno de ellos establece los objetivos recomendados por la ciencia para asegurar que no se supera en 1,5 grados la temperatura global, como exige el Acuerdo de París.

Esta entidad, junto con Ecologistas en Acción y Oxfam Intermón, demandó recientemente al Gobierno por su inactividad frente al cambio climático, un recurso admitido a trámite por el Tribunal Supremo y que da inicio a "un proceso histórico: el primer litigio climático en España".

Para la ONG, los próximos meses serán clave para aumentar los objetivos climáticos y alinearlos con la ciencia: la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos el 55% en 2030 respecto a 1990 y alcanzar el cero neto de las emisiones en 2040.

En este sentido, David Sandoval no pierde la esperanza. Según sus palabras para ValenciaPlaza; "lo que hemos vivido tiene que reforzar la idea de que sí es posible vivir en ciudades más limpias y menos ruidosas, que podemos consumir menos y contaminar menos, todo esto es posible y lo estamos comprobando este año".

 

Comenta esta noticia