29 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Una cremallera juguetona juega una mala pasada a Belén Esteban en pleno directo

Belén Esteban en plena actuación.

Belén Esteban en plena actuación.

Cosas del directo de las que nadie, ni siquiera los más profesionales del mundo de la comunicación y la pequeña pantalla pueden escaparse, "cuanto ni más" la siempre espontánea "princesa".

Cada semana, un colaborador de Sálvame actúa en su particular verbena y esta semana le tocó el turno a Belén Esteban. Sin embargo, nada más ver un toro de juguete la colaboradora advertía que no iba a cantar Toda (el mítico tema de Jesulín de Ubrique), pero ese no era el elegido, le tocaba cantar Torero, de Chayanne.

Vestida con un traje de lo más taurino, Esteban apareció en plató pero una cremallera estropeaba su actuación ya que los bailarines tenían que tirar de su traje de luces en el estribillo para cambiar su look… y el cierre se atascaba.

Belén lo intentaba, pero la colaboradora se negaba a seguir, pedía que parara la música… Manuel Zamorano entraba en acción para solucionar el problema y, segundos después, empezaba de nuevo. Esta vez sí, los bailarines conseguían quitarle su particular capota para mostrar un estilismo en negro mucho más rockero y la colaboradora terminaba su actuación.


Belén explicó que tras un incidente en los ensayos con el sensor que lleva para controlar los niveles de azúcar, no pudo ensayar y de ahí los problemas en directo, tanto con la cremallera como con la coreografía.

Así que sus compañeros no lo tuvieron casi en cuenta y le dieron una generosa puntuación, tanto que en un principio creía colocarse al principio del ranking, sin embargo, habían votado dos colaboradores más que en el resto de ocasiones, así que, superado el segundo obstáculo de la tarde, se quedó por debajo con 64 puntos.

Comenta esta noticia