Anécdotas de la cena del PP: de los homenajes a los precandidatos ejerciendo

El homenaje al histórico militante Vicente Aparicio o el realce de la labor del Cottolengo, con la rifa solidaria, fueron algunos de los momentos más entrañables para quienes asistieron

La cena prenavideña que celebró el Partido Popular de Valencia en el restaurante la Hípica tuvo sus discursos, con llamadas al optimismo y a la ilusión por parte de Isabel Bonig, presidenta autonómica; María José Catalá, presidenta local; Belén Hoyo, cabeza de lista al Congreso por Valencia; y Fernando de Rosa, primero de la candidatura al Senado por la provincia, y también sus anécdotas y curiosidades. Casi 300 comensales llenaron el salón y abonaron los 25 euros por cubierto que costaba la cena. Superaron con creces la cifra de 180 personas, debajo de la cual ese menú hubiera subido diez euros por persona.

El menú, por cierto, de redondo de pescado con brochetas y secreto ibérico que generó comentarios para todos los gustos. Más unánime, en cambio, fue el reconocimiento al polifacético y locuaz Vicente Aparicio, histórico militante del distrito de Tránsits que recibió un homenaje el pasado jueves por su lealtad al partido y por la actividad desarrollada durante estas tres décadas.

Otro reconocimiento, este en modo de recaudación, llegó para una entidad con una larguísima trayectoria de altruismo en Valencia como es el Cottolengo el Padre Alegre, que asiste a personas con enfermedades crónicas o terminales y sin ayuda y que se financia con aportaciones de particulares y con la participación de voluntarios. El PP de Valencia recaudó, en la cena del pasado jueves y tras un rifa solidaria, 2.000 euros para donar al Cottolengo. 

Por cierto, uno de los objetos más deseados de la rifa fue un pañuelo aportado por Ernesto de Sostoa, militante de pro de Ciutat Vella y experto en vestimenta fallera. Otro afiliado que también destaca por su voluntad de aportar y por su carácter dicharachero. Su pañuelo resaltó, junto al jamón.

En cualquier caso, en el evento se multiplicaron los encuentros. Y dos militantes se prodigaron especialmente en los saludos. O, como poco, llamó más la atención su capacidad de saludar a diestro y siniestro porque sus nombres despuntan para competir por la presidencia provincial del Partido Popular cuando se convoque el congreso. Se trata del ex diputado nacional Juan Vicente Pérez Aras y del diputado provincial Javier Montero (este último con página de Facebook estrenada. Todo un síntoma preelectoral), siempre prestos al abrazo, a los besos o al choque de manos.

No pudieron hacerlo con el diputado nacional y presidente, hasta que lo sustituyó María José Catalá, de la gestora de Valencia, Luis Santamaría, que ya ha aclarado que no asistió al ágape por un fuerte constipado que se lo impidió. 

 

 

 

Comenta esta noticia