La nueva Ley de Turismo impone “tener una estrategia” a los municipios

Reunión de Francesc Colomer con alcaldes y técnicos turísticos de la provincia de Alicante

Reunión de Francesc Colomer con alcaldes y técnicos turísticos de la provincia de Alicante

Francesc Colomer, secretario autonómico de Turismo, explica en Benidorm que para ser considerado municipio turístico no bastará con el número de alojamientos o pernoctaciones.

Muchas cosas van a cambiar con la nueva ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad que está en vigor desde el pasado mes de julio. Sobre todo para los ayuntamientos, que van a tener que “certificar” que llevan a cabo una estrategia turística que cumple determinados parámetros si desean que sus municipios sean considerados turísticos y puedan cobijarse en el paraguas de las subvenciones que lleguen por este motivo.

Eso es en líneas generales lo que ha explicado Francesc Colomer a un buen número de alcaldes, concejales y técnicos de la provincia de Alicante en la primera jornada, organizada por su departamento y la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, para abordar el papel de las administraciones locales ante la nueva ley.

Colomer ha destacado dos elementos principales. Por un lado “avanzar en la confección del estatuto del municipio turístico, que aún necesitará de un decreto que lo desarrolle” y que concretará el perfil del municipio turístico. Y en ese sentido, ha adelantado que no solo se premiará como hasta ahora “el número de alojamientos, pernoctaciones o capacidad, sino que la localidad tendrá que certificar que tiene una estrategia turística”. Es decir, que no valdrá solo con tener muchos hoteles o apartamentos junto a la playa si la localidad no desarrolla medidas adicionales.

Esa “estrategia”, según ha explicado a los presentes, vendrá determinada por la realización de “campañas de hospitalidad” y aspectos como “practicar el código ético de turismo de la Comunidad Valenciana, estar enrolado en programas de capacitación y formación profesional” o desarrollar políticas de sostenibilidad y de calidad certificada.

Otro aspecto importante a desarrollar será la colaboración entre ambas administraciones; la local y la autonómica en cuanto a la profesionalización del alojamiento. La misión de los ayuntamientos será “ser conscientes de los alojamientos turísticos que contempla su compatibilidad urbanística y los espacios que su Plan General de Ordenación Urbana establece para ello”. Es decir, que deberán tener claro “en qué zonas de su trama urbana se localiza la actividad turística. Tan fácil como eso” ha matizado.

Otro aspecto clave de la ley es el relativo a la financiación. O sea, el dinero que percibirán aquellos ayuntamientos de localidades que sean entendidas como turísticas. Aunque falta mucho por decidir, el objetivo según el secretario autonómico de Turismo es que puedan acceder a “dos escenarios diferentes, dos líneas de financiación distintas”. Por un lado recibirían las subvenciones que emanasen de la propia Agencia Valenciana de Turismo y, por otro, un porcentaje procedente del Fondo de Cooperación Municipal “atendiendo a la singularidad o necesidades especiales de estos municipios”.

Comenta esta noticia
Update CMP