Procesión 9 d´Octubre: quién es quién y cómo se posiciona cada partido

Menos público, poca presencia de partidos valencianistas, guerra de abucheos entre afiliados de Compromís y seguidores del GAV, aparición ruidosa de una ambulancia... en la procesión cívica

La procesión cívica comienza oficialmente a las 12 horas, con el descenso de la Real Senyera desde el balcón del Ayuntamiento. No obstante, los movimientos previos, los que se desarrollan desde unos treinta minutos antes, ayudan a configurar el escenario del principal acto de la celebración del 9 d´Octubre. En esos prolegómenos no faltan este año, uno más, las banderas del Grup d´Accio Valencianista, con la incombustible exconcejal del Ayuntamiento de Valencia Lola García Broch o el histórico Manolo Latorre como sempiternos referentes. Ni las pancartas de ´Parlem Llengua Valenciana´.

España 2000, el partido que parecía en los albores del siglo XX que se iba a hacer un hueco en algunos municipios y que se ha ido desvaneciendo, tampoco desaprovecha la cita que le da más visibilidad, con su lema ´La Real Senyera no s´agenolla davant ningú´. La novedad en el espectro político más ´blavero´ ha sido la aparición con fuerza de Auna Comunitat Valenciana, la escisión de Som. Esta última formación y el resto de valencianistas apenas han aparecido. Salvo Poble Democràtic, que ha emergido con un buen puñado de banderas situadas estratégicamente junto a las de Compromís y frente a las del GAV.

Suena el Himno Regional. Los principales referentes de Lo Rat Penat, con Enric Esteve a la cabeza, realizan su tradicional homenaje a Francesc de Vinatea. Pasa raudo Pablo Casado, el presidente nacional de Partido Popular y principal novedad de esta procesión, acompañado por los diputados en el Congreso por Valencia Belén Hoyo, Vicente Betoret y Luis Santamaría

Poco a poco se va ambientando la plaza del Ayuntamiento. Los asiduos con quienes me he ido cruzando coinciden en que este año ha asistido menos público. Desde luego, el acceso ha resultado más sencillo.

Una cerrada ovación indica que la Real Senyera está descendiendo. La portavoz del PP, María José Catalá, la espera con emoción. La flanquearán Fernando Giner y Pepe Gozalbes

Una cerrada ovación indica que la Real Senyera está descendiendo. La portavoz del PP, María José Catalá, la espera con emoción. Empieza la procesión. Flanquean a Catalá, portadora del estandarte patrio, el líder local de Ciudadanos, Fernando Giner, y el cabeza de lista de Vox, José Gosalbez

Pausa. Retrocedemos cinco minutos. Justo antes del inicio una ambulancia, con la sirena ululando, obliga a apartarse a las cohortes de entidades formadas para iniciar este desfile valencianista y se planta prácticamente ante la puerta de la casa consistorial. De ella descienden médico y camillero y se encaminan hacia la multitud situada en uno de los sitios más estratégicos, frente al balcón del Ayuntamiento.

Entre los grupos que se han detenido está el que sigue a la pancarta de partidos políticos. Lo conforman apenas el presidente (José Enrique Aguar), la vicepresidenta (Yolanda Santos) y el y alcalde de Gátova (Manolo Martínez) por Contigo Somos Democracia, cuatro representantes de Som Valencians (entre ellos su presidente, Joan Culla, y su candidata por Valencia (Saray Rodríguez) -su secretario general, Jaume Hurtado, prefiere diluirse entre el público- y otros tantos de Avant, con Vicent Bellvís haciendo autofotos al frente.

El servicio de protocolo (ardua tarea la suya), se afana en organizar la marcha y en hacer que se muevan los diferentes sectores. Empieza la procesión a las 12,15. Aplausos a la Real Senyera a su paso. Junto al Ejército, acaparan las ovaciones más cerradas. Para los partidos ya hay disparidad.

El ´Rubicón´de esta procesión se encuentra justo a diez metros de la fuente de la plaza Consistorial. En el mismo punto, a su derecha ondean las banderas del sector más blavero, que no cesa de gritar "no mos fareu catalans"; a su izquierda, justo enfrentados, se sitúa un amplio grupo de militantes y simpatizantes de Compromís.

El antagonismo se aprecia en sus aplausos. El compromisario es más silencioso. Hasta que transitan el sindic en Les Corts, Fran Ferri, y los principales líderes del partido. Ahí la aclamación de los suyos amortigua el abucheo de los contrarios. Y, para salpimentarlo más, el sonido de las bandas de música. Un guirigay con cierta armonía.

Situación similar se produce al paso del alcalde de Valencia, Joan Ribó; del president de la Generalitat, Ximo Puig; y del president de Les Corts, Enric Morera. Aplausos y descalificaciones ex aequo en el tramo de la algarabía. Tanto Ribó ahora como Ferri antes saludan efusivamente a sus incondicionales. A los opositores, ni una mirada.

Una vez han pasado los responsables políticos y sus respectivos séquitos oficiales, agentes del Cuerpo Nacional de Policía quitan las vallas por el lado de los seguidores de Compromís, que se llevan la pitada de sus antagonistas blaveros. Mientras algunos ignoran los improperios que les caen, otros graban a sus rivales políticos o, incluso, les provocan con gritos y ondeando sus banderas naranjas hacia los otros. El ruido se convierte en estruendo. Hasta que se va disolviendo.

 

Detrás de Compromís se situará el grupo de afiliados de Ciudadanos, con el jefe de gabinete del sindic Toni Cantó, Tomás Pascual, atento a todos los detalles. La ex secretaria autonómica Clara Ferrando está en el centro de la pancarta  de Compromís

Detrás de Compromís se situará el grupo de afiliados de Ciudadanos, con el jefe de gabinete del sindic Toni Cantó, Tomás Pascual, atento a todos los detalles. Cs exhíbe sus clásicos globos y sus enseñas, que coinciden en color con las compromisarias aunque se ubiquen casi en sus antípodas ideológicas. Luego, en perfecta formación, llega Vox. Por cierto, al frente de la primera bandera de Compromís, justo en el centro, se ha colocado la ex secretaria autonómica Clara Ferrando. Muy cerca, el asesor Didac Bellés. Y, a mitad de pelotón, el concejal Giuseppe Grezzi.

 A la llegada a la plaza d´Alfons el Magnànim, Podem se hace de notar con la bulliciosa charanga El Meneito, al ritmo de Cacao Meravellao... Una cadencia más que acaba de cuadrar esta procesión cívica de imágenes, sonidos, emoción y mucho simbolismo.

Comenta esta noticia
Update CMP