Ya llegó Cillessen: los detalles del trueque Valencia-Barcelona

Jasper Cillessen, nuevo propietario del marco de Mestalla

Jasper Cillessen, nuevo propietario del marco de Mestalla

Neto, tras dos campañas a alto nivel, deja el club mediante un intercambio al más puro estilo NBA. Un Cillessen hambriento tras tres años como suplente pretenderá reivindicarse en Mestalla.

Una vez ya solventados unos últimos flecos relacionados con la posibilidad de que el FC Barcelona pudiera atender a ofertas superiores, el arquero internacional holandés, Jasper Cillessen, aterrizaba hoy martes en Valencia para pasar el protocolario reconocimiento médico con vistas a convertirse en el nuevo inquilino del marco de Mestalla.

La ingeniería económica ha estado en todo momento presente en la operación. Esos 30 millones de euros en los que ambos guardametas están valorados permitirán al Valencia CF cuadrar el balance de ingresos de la temporada 2018-19; puesto que los 30 destinados a la compra de Cillessen formarán ya parte del desglose del curso siguiente. Otro cantar, con todo un año por delante, será el de sortear la amenaza del Fair Play Financiero para 2019-20 con esa inversión ya computada.

Coincidencias en cuanto a características futbolísticas

Los paralelismos entre ambos no terminan, en absoluto, con la tasación de 30 millones de euros establecida para cada uno de ellos. El holandés acaba de alcanzar la treintena de años en abril, mientras que el brasileño hará lo propio en escasas tres semanas, en otra de las curiosidades que, en este caso, certifica la madurez de ambos como aval competitivo.

Tampoco ahí acaban las similitudes. Reflejos y rapidez de movimientos bajo el marco comparten los dos arqueros en lo que sería la principal virtud de cada uno de ellos; por contra, también tienen en común su defecto más acusado: el de la pérdida momentánea de la concentración que les lleva a cometer ciertos errores.

Seguramente Neto más seguro en el juego aéreo y Cillessen con mayor destreza con los pies, la principal diferencia cabría buscarla en su actividad durante las dos últimas temporadas.  Ahí es donde la sombra de Ter Stegen ha venido siendo demasiado alargada para el tulipán - sólo 22 apariciones en dos años -, mientras que Neto - ya vivió la misma situación con Buffon en la Juventus - ha logrado encontrar una reconfortante continuidad únicamente truncada por algún episodio final que, además, ha terminado por resultar determinante en sus pretensiones de cambio de aires.

Falta de sintonía con Marcelino

Pese a haber sido el jugador valencianista más regular dentro del oscuro inicio de campaña de los de Marcelino, el técnico asturiano terminó perdiendo parte de su confianza en el portero de Minas Gerais. Sendas goleadas encajadas frente al Arsenal en la semifinal de la Europa League abrieron una herida en las relaciones entre meta y preparador que ya no volvería a cicatrizar.

La suplencia de Neto en los encuentros clave en la lucha por la plaza de Champions, así como su ostracismo - a pesar de que Jaume disputó todo el torneo - en la final copera propiciaron el descontento de un Neto que vio como el protagonismo en dichos éxitos posteriores le alcanzaba, según su criterio, sólo de soslayo.

Por si fuera poco, el arquero brasileño ha manifestado recientemente su disconformidad con la decisión desde otro punto de vista: el que guarda relación con su no presencia en una Copa América muy cara en lo que concierne a la disputa de un lugar en el marco brasileño. La presencia fija de dos de los mejores guardamentas del planeta, casos de Ederson - Man. City - y Allisson - Liverpool -, más la tradicional costumbre de dejar a un arquero que dispute el campeonato doméstico como tercero dejaban al aún - seguramente por últimas horas - portero valencianista sin opciones en la "canarinha".

 

Comenta esta noticia
Update CMP