¿Qué necesita el Valencia CF de los 130 millones para empezar a carburar?

Marcelino García y Mateo Alemany, los impulsores del proyecto

Marcelino García y Mateo Alemany, los impulsores del proyecto

Pese a lo insólito de la inversión en un club como el che, esto es algo que aún no se traduce en resultados ni en buen juego.

 

 

Pese a lo insólito de la inversión en un club como el che, esto es algo que aún no se traduce en resultados ni en buen juego. Sin embargo, lo peor podría ser incurrir en errores derivados de la escasez de paciencia rememorando así otras épocas del pasado.

 

Guedes (40 + 10 en variables); Kondogbia (25); Gameiro (16 + 2 en variables); Diakhaby (15); Piccini (10); Wass (6.5); Batshuayi (3.5) y Racic (2), para un total de 130 “kilos”. Un gasto en contrataciones que supera con enorme amplitud la de cualquier anterior mercado veraniego valencianista y, a la vez, algo que obliga a Marcelino y los suyos a no tener coartada ante un eventual decepcionante rendimiento de la plantilla. Para ello, será necesario ajustar varios aspectos todavía en pos de optimizar en mayor grado unos recursos que no son, precisamente, pocos en esta ocasión.

La dificultad de que no se noten los problemas en ciertas demarcaciones:

A pesar del esfuerzo económico realizado, la sensación de que todas las posiciones no están adecuadamente cubiertas por igual ya se ha manifestado, en sólo tres jornadas, patente.

Dentro de la parcela defensiva – actual y principal caballo de batalla – las dudas con respecto a las prestaciones de dos de esas novedades, concretamente las de Piccini y Diakhaby, ya han comenzado a aflorar; cuestión que hace, por un lado, aún cada vez más incomprensible el ostracismo de Murillo en el centro de la defensa; así como la falta de consistencia de un puesto como el de lateral derecho, con Vezo como único recambio de “ciertas” garantías.

Otro aspecto a tener en cuenta es el concerniente a Dani Parejo, sobre todo en lo referente a lo que el conjunto se resiente a raíz de un bajón de juego por su parte, siendo esto algo más que palpable en este inicio liguero. Si bien las alternativas, hasta el momento, han brillado por su ausencia, tal vez la utilización de Carlos Soler en la demarcación de mediocentro pudiera ser una de ellas.

El necesario periodo de acoplamiento para las caras nuevas:

También en este aspecto un verano como el que ha vivido la entidad se deja notar. A las ocho incorporaciones anteriormente citadas habría que añadir la de Cheryshev, mediante cesión, para un total de nueve. Muchas si lo que se pretende es no sufrir durante los primeros compases del campeonato frente a rivales más hechos. Es de esperar – el listón no está, para nada, alto – que la aportación de hombres como los Piccini, Diakhaby, Gameiro o Batshuayi vaya a más; y, ni que decir tiene, el jugador en el que está depositado el mayor número de esperanzas aún está por iniciar la campaña. Ya falta un poco menos para el “redebut” de Gonçalo Guedes.

El calendario, factor diferencial con sólo tres fechas disputadas:

No obstante, mucho más exigente fue el del inicio del año pasado, cuando los de Marcelino totalizaban, a estas alturas, cinco puntos con el mérito añadido de haberse medido ya a rivales del peso de Real Madrid o Atlético de Madrid. De hecho, estamos ante el peor inicio liguero que el técnico asturiano haya vivido a lo largo de su extensa carrera, empeorando las cifras del que cosechara a los mandos del Real Zaragoza hace diez años y en Segunda División.

Y es que el calendario ha sido benévolo para el Valencia CF si lo miramos desde el prisma de haberse enfrentado al que – al menos históricamente - es el segundo conjunto de las ciudades de Madrid, Barcelona y Valencia. También lo es en su ciudad su próximo rival...un, sin embargo, tremendamente peligroso Real Betis Balompié.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP