23 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ussía calienta la Navidad de "maricas y transexuales" con un artículo demoledor

El escritor y periodista levanta ampollas entre los votantes de los ayuntamientos podemitas al asegurar que sus dirigentes han sufrido de niños y han tenido envidia de otros niños.

No era muy fan de niño Alfonso Ussía de las Cabalgatas de Reyes Magos por el "riesgo de la pérdida de inocencia de los niños" pero este jueves en su columna de La Razón aprovecha para poner los puntos sobre las íes a los que las utilizan con fines políticos: "Si la Cabalgata se convierte en una sucia «Cagalbata» progre, reivindicativa y sexualmente obsesa, pierde todo contacto con sus fundamentos. Ahora los Reyes Magos Melchor, el de barba blanca. Gaspar el de la barba castaña y el negro Baltasar, puede ser maricas, transexuales y reinas, que nada tengo contra los primeros, los segundos y las terceras, pero el asunto no va por ahí". 

A su juicio, "la manipulación responde a la necesidad imperiosa de hacer daño a todo aquello que conmemore una fiesta católica profundamente arraigada en España".

En su opinión "en la Cabalgata, el daño puede ser más profundo. Se manipula a los niños. Se golpean sus paisajes e ilusiones. Un Melchor vestido de saltimbanqui y con los andares de un pato cojo, rompe su secular prestigio. Un Gaspar transexual no termina de ser aceptado, y una reina Baltasara no pasa de ser una agresión gratuíta".

 Y es que a su entender "una Cabalgata de Reyes no es un desfile de Carnaval. Es una cita previa con la ilusión. Y la ilusión no puede desmoronarse por el resentimiento y la falta de respeto a los niños y sus esperanzas. No tienen los niños la culpa de que a Manuela Carmena, cuando era Manuelita, los Reyes le trajeran carbón, porque ya era peor que un mochuelo de Sarawak, que nada más salir de su huevo, se lía a picotazos con la madre". 

Por eso sostiene que "no es moderno que un transexual se vista de Rey Mago. Es sucio. Los que programan este tipo de cabalgatas han sufrido de niños. Han tenido envidia de otros niños. Y quieren que los niños de hoy paguen las consecuencias de sus frustraciones. Lo asombroso del caso es que haya padres que llevan a sus hijos a semejantes bazofias". 

 No obstante, Ussía se muestra convencido de que "la Epifanía seguirá. Y los Reyes Magos, los de verdad, se mantendrán leales a los niños que les escriben sus cartas, y a primeras horas de la mañana del día 6, los nervios, los gritos, las alegrías y las ilusiones alterarán la rutina de millones de hogares españoles. Con o sin cabalgatas y «cagalbatas», la tradición se mantendrá intacta y rejuvenecida".

Comenta esta noticia
Update CMP