Benavent: "Educación debería proteger más a los docentes para evitar agresiones"

Rafael Benavent, portavoz de CSIF Educación Comunidad Valenciana, hace un resumen, en esta entrevista, de los principales problemas a los que se enfrenta día a día el docente.

Rafael Benavent, portavoz de CSIF Educación Comunidad Valenciana  hace un resumen, en esta entrevista concedida a ESdiarioCV, sobre los principales problemas a los que se enfrentan día a día los docentes y reclama mayor voluntad institucional para impulsar la autoridad del docente. Mañana, justamente, se celebran las elecciones sindicales de Educación. 

-¿Cuáles son los principales problemas con los que se topa un docente al entrar en el aula?

Los principales problemas derivan de una falta de inversión suficiente en la Educación Pública. En el aula seguimos con ratios elevados, sobrecarga de horas lectivas, burocracia, falta de refuerzo de la autoridad del docente por parte de la Administración y un largo etcétera… Esta coyuntura dificulta bastante el proceso de enseñanza-aprendizaje, queda mucho por mejorar todavía. 

-Se habla mucho del reciclaje del profesorado, ¿existe una voluntad por parte del colectivo y pone Conselleria los medios necesarios para ese reciclaje?

La voluntad del profesorado está, lo que no está son las dotaciones de horas para formación suficientes y oferta pública formativa que cubra la demanda que requiere el profesorado. En este sentido, el profesorado está haciendo, en muchos casos, un esfuerzo muy importante en materia de formación. Un esfuerzo que va en dos sentidos: dedicación de horas que no tiene y encima pagándosela de su bolsillo.

En primer lugar, las horas de formación. Las horas habilitadas por la Conselleria para formar a los docentes son insuficientes. Los docentes estamos con sobrecarga de horas lectivas (fruto de los recortes que seguimos arrastrando), tareas burocráticas, atención a las familias, reuniones de coordinación y un largo etcétera. A penas tenemos tiempo para formarnos y acabamos haciéndolo a costa de nuestro tiempo personal.

Y en segundo lugar, la oferta formativa de la Conselleria es insuficiente. El profesorado, para acceder muchas veces a cierta formación necesaria, acaba pagándosela de su bolsillo, debido al número insuficiente de plazas. Es el caso de la formación en lenguas extranjeras, o la propia en valenciano.

Por tanto, la formación exigimos que sea dentro del horario de trabajo del docente y que exista la oferta pública formativa suficiente.

-¿Cómo está afectando la política lingüística de Conselleria al día a día del profesorado?

Con el anterior modelo de lingüístico teníamos, por ejemplo en primaria, dos líneas: castellano y valenciano. Ahora ha desaparecido la doble línea y, por ende, vemos que se pueden agrupar más alumnos por clase, pudiendo aumentar así los ratios por parte de la Conselleria. Aumento de ratios y una disminución de plantillas de maestros en los colegios. Esta organización escolar, por consiguiente, puede afectar al número de maestros en los colegios públicos y por tanto consideramos no es la más afortunada. Además, tengamos presente que ya partimos de un déficit de plantillas; desde el sindicato venimos exigiendo un maestro por unidad.

En materia de provisión de puestos (contratación de docentes) vemos que la política lingüística de la Conselleria es manifiestamente mejorable. Un ejemplo reciente es la exigencia del Diploma de Mestre en Valenciano para zonas castellano-parlantes. Este curso la Conselleria viene exigiendo para cubrir puestos en zonas castellano-parlantes que los funcionarios interinos que quieran acceder a dichas plazas han de tener el Diploma de Mestre, diploma para el cual es requisito haber superado un nivel C2 de valenciano. Esto es un sin sentido y una exigencia desproporcionada que no entendemos. Recordemos que es requisito la Capacitación en valenciano, con nivel C1 de valenciano, pero no un nivel C2. Este tipo de despropósitos termina dejando las plazas sin cubrir y a muchos profesionales de la enseñanza, con muchos años de servicio, fuera de las aulas.

-¿Existe una voluntad institucional de impulsar la autoridad del docente?

La ley de la autoridad del profesorado que se sacó en el año 2010 lleva ocho años en el cajón. No se ha desarrollado desde entonces, ni si quiera se ha planteado. Desde CSIF exigimos un refuerzo de la autoridad pública de los docentes. La exigencia pasa por cuestiones tales como evitar la inacción de las instituciones cuando un docente sufre alguna agresión.  Desde el sindicato consideramos que, en ciertos casos, debería actuar de oficio la Conselleria para dar más protección y apoyo a los docentes.

-¿Ha mejorado la convivencia en las aulas o se ha deteriorado?

A principios de año, CSIF, realizó un estudio que revelaba que el 90 por ciento del personal docente identifica y convive con situaciones de violencia en los centros de educación primaria y secundaria de España, un estudio realizado sobre un total de 2.000 cuestionarios en todas las comunidades autónomas.

Las situaciones de violencias más habituales que describen son peleas, insultos y vejaciones entre compañeros y compañeras, vandalismo y destrozo del material escolar, violencia psicológica, episodios y conflictos con un componente racista y enfrentamientos a través de redes sociales, como WhatsApp. Los docentes, por su parte, describen amenazas por parte de alumnado y familias, falta de respeto y reconocimiento de la autoridad docente, violencia psicológica y situaciones de indefensión.

De esta manera, según el estudio, más de la cuarta parte de los encuestados considera que la vida en el centro no es agradable y que la disciplina es insuficiente. Y lo que es peor, el 75 por ciento entiende que el profesorado tiene muy poca o ninguna autoridad.

Con la presentación de estos datos queda evidenciado que la convivencia no ha mejorado. Desde CSIF venimos exigiendo, además de planes para prevenir la violencia y más recursos, modificaciones legales que permitan al docente sentirse amparado por la Administración.

-¿Qué mejoras consideran imprescindibles llevar a cabo en el último tramo de legislatura que no se hayan producido hasta la fecha?

Imprescindible una mayor inversión que permita reducir alumnos por aula y el horario lectivo de los docentes. Seguimos con recortes que en otras comunidades autónomas ya no tienen. Igualmente, en infraestructuras, quedan pendientes muchas mejoras. Desde la construcción de más centros hasta la eliminación de amianto.

-¿Qué medidas que reclama el sindicato para mejorar la educación valenciana que ve que no se ejecutan?

Aquí convendría enumerar medidas concretas:

  • Bajada de ratios y horas lectivas. Recordemos que tras la crisis se incrementó el número de alumnos en clase y horas lectivas. Todavía seguimos sufriendo estos recortes que dijeron que eran provisionales.
  • En materia de reducción de ratios, además, tengamos presentes las necesidades educativas que dependen de aumentar profesores de Pedagogía Terapéutica, Audición y Lenguaje así como los desdobles.
  • En los colegios, el modelo de jornada continua aplicado es manifiestamente mejorable y, además, en estas etapas educativas es necesario dotarlos de un maestro por unidad para atender al alumnado debidamente.
  • En materia de retribuciones, hemos sufrido una gran pérdida de poder adquisitivo. Exigimos un aumento salarial, así como otras cuestiones del todo injustas. Es el ejemplo del pago de trienios y sexenios a los funcionarios en prácticas. Las tutorías y coordinaciones no se pagan. Las itinerancias no tienen una compensación económica suficiente.
  • Somos un colectivo que sigue sin tener un catálogo de enfermedades profesionales.
  • En los centros educativos se necesita personal administrativo y sanitario.
  • El sistema de oposición es otro aspecto a mejorar.
  • Las plazas docentes de la concertada deberían ser ofertadas, de manera voluntaria, a personal docente de la Conselleria de Educación.
  • Tenemos un decreto de permisos y licencias que está obsoleto y pendiente de mejorar. En este sentido, queda todavía por incluir la reducción de jornada para mayores de 55 años.
  • Es necesario reforzar la autoridad del profesorado, reclamamos, entre otras cosas, mecanismos legales para que la Conselleria actúe de oficio.

-¿Ha mejorado el diálogo y la capacidad negociadora de Conselleria?

No lo suficiente. Cualquier medida que afecte al servicio público de educación y a los docentes debería ser consensuada, hablada y pactada previamente con docentes y sindicatos. Hay muchas cosas por mejorar y sí que hubiéramos agradecido más diálogo con la actual Conselleria para poder mejorar. 

Comenta esta noticia
Update CMP