Sumario 'caso Erial': Un testaferro destapa los millones ocultos por Zaplana

Propiedades inmobiliarias de lujo, coches de alta gama y millones ocultos. El sumario del caso Erial desvela el patrimonio de Zaplana conseguido presuntamente por comisiones

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil cifra en 10.521.351,28 euros el montante total de los presuntos sobornos recibido por el ex presidente de la Generalitat. La investigación  (el sumario ha sido destapado parcialmente) revelado la existencia de movimientos económicos millonarios de su yerno, el empresario Luis Iglesias, con entradas de fondos procedentes de Suiza, de Holanda y de uno de los territorios 'offshore' de los Países Bajos, Curaçao, en la Antillas caribeñas. También se investiga propiedades inmobiliarias de lujo.

Una de las clave del caso está en el testaferro Fernando Belhot. El que fue asesor finananciero uruguayo de Zaplana admitió en enero como testigo a través de videoconferencia desde su país haber administrado unos ocho millones de euros ingresados en distintas etapas y haber entregado al exjefe del Consell unos 2,3 millones a largo de los siete años de "colaboración" mantenida con él, la mayoría de ellos entre 2016 y 2017.

El sumario e incluye un escrito de Fiscalía Anticorrupción sobre esta declaración en la que se indica que Belhot mostró su interés en colaborar para esclarecer los hechos y firmó un documento en el que manifestó que gestionó como abogado parte del patrimonio de Zaplana en el extranjero a través de los investigados  Joaquín Miguel Barceló (exdirectivo de Terra Mítica y ex alto cargo en la época de Zaplana), también considerado su presunto testaferro y el asesor Francisco Grau (exsecretario del consejo de administración de la CAM).

El fiduciario uruguayo se mostró dispuesto a poner a disposición de las autoridades españolas 6,7 millones de euros ocultos en el extranjero y señalar los 3,3 millones distribuidos en diferentes propiedades. La magistrada instructora del caso Erial dejó en libertad a Zaplana y a sus dos presuntos testaferros una vez aseguró esa cantidad de dinero que tenían en el extranjero,con su bloqueo, lo que minimizaba el riesgo de fuga, según  Europa Press.

Zaplana la figura "protagónica"

En su declaración, Belhot explicó que conoció a Zaplana en 2009 y que le pareció una persona interesante con "contactos a nivel internacional" y que le habló tanto de Barceló como de Grau. Comentaron que este último había montado una estructura societaria en España y Luxemburgo llamada Imison Internacional, de la que hubo posteriormente un traspaso a dos sociedades uruguayas, Disfey y Misfey. Ese traspaso lo decidió Zaplana, sobre quien Belhot dijo que llegó a darse cuenta con el tiempo de que era la figura "protagónica".

De hecho, le acabó preguntando directamente si tenía algo que ver con las empresas y él le reconoció que tenía "la mayoría", mientras que los otros dos solo "una pequeña cantidad" y que no había querido aparecer como titular de los activos financieros porque "había sido una persona con actividad pública muy importante, presidente de la Comunidad Valenciana, miembro del PP, era empresario de éxito, con un patrimonio personal y familiar importante y que no quería exponerlo públicamente y por eso no quería comparecer".

Belhot cree que Barceló era el testaferro de Zaplana y que tenía una sociedad panameña llamada Adua con activos en la Banca Privada de Andorra (BPA), en los que le habían hecho "una gestión espantosa" y había invertido un 60% en un banco griego que quebró. Además le pidió que certificara el origen del dinero que tenía en esa entidad y que había traspasado a la sociedad Vasley, del despacho del testigo.

Fue Zaplana también quien le instó a que hablara con el abogado Saturnino Suanzes, con quien se reunió en Barcelona, y que le pidió que si esa sociedad podía emitir un documento que aclarara que Barceló no tenía relación con esa empresa, aunque él lo vio muy difícil por la "histeria colectiva" que había en ese momento por los conocidos como papeles de Panamá.

Suiza y paraísos fiscales

El testigo explicó que comenzó a administrar 7.955.000 euros ingresados en distintas etapas, parte en una cuenta en Suiza y con inversiones en distintos activos financieros. Asimismo, daba "puntual" noticia a Zaplana -con quien todos los acuerdos fueron verbales- y hablaba con él unas tres o cuatro veces al año. La rendición de cuentas era "verbal" porque el exministro "nunca quiso tener constancia por escrito".

Según su declaración, el 90% del dinero que le envió a Zaplana lo recibió en Madrid su secretaria (investigada en la causa), a quien se lo entregaba "algún contacto con el exterior, o incluso algún amigo o chofer". A lo largo de los siete años de colaboración calcula que le hizo llegar 2,3 millones de euros, principalmente entre 2016 y 2017 y recibiendo con posterioridad de Zaplana una llamada diciendo que "todo había sido conforme".

El asunto Ignacio González y Elvira Suanzes

Asimismo, declaró que el ex ministro y portavoz en el gobierno de José María Aznar buscaba "la inmediatez del dinero, para poder utilizarlo sin que estuviera invertido" y aseguró que el exministro tenía "preocupación y nerviosismo" por "el asunto de Ignacio González --expresidente de la Comunidad de Madrid--".

Según su testificación, no tuvo contacto con ningún miembro de la familia Cotino ni con la exdiputada del PP Elvira Suanzes, ni tuvo relación comercial con el yerno del exjefe del Consell. De igual modo, y aunque él no participó en este caso, recuerda que Zaplana compró acciones de "National Geografic" y unas tierras en Panamá hacia el año 2008. Aunque en el primer negocio afirmó que los que invirtieron allí perdieron dinero, unos 500.000 euros. Suanzes también ha sido imputada

La hija de Zaplana también imputada

Por otra parte, una hija de Zapalana María así como su marido han sido imputados por latitular del juzgado de instrucción número 8 de Valencia en esta causa por diversos motivos, aunque el principal está relacionado con el alquiler de la vivienda en la que Zaplana dormía cuando se trasladaba a Valencia para recibir el tratamiento de su enfermedad en el Hospital La Fe.

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil cifra en 10.521.351,28 euros el montante total de los presuntos sobornos recibidos por las adjudicaciones supuestamente "amañadas" del Plan Eólico Valenciano y de las ITV, que recayeron en sociedades familiares de los Cotino.

Zaplana y sus dos presuntos testaferros -Joaquín Barceló y Francisco Grau, quedaron en libertad el pasado 7 de febrero después de que la magistrada bloqueara 6.330.000 euros que considera que tenían en dos cuentas en Suiza, hecho que para la instructora "minimiza" el riesgo de fuga. En la causa también figura como investigada la mujer del exministro, Rosa Barceló.

Comenta esta noticia
Update CMP