El Valencia juega con un fuego que no es el adecuado

El Valencia se complicó la vida

El Valencia se complicó la vida

Valencia 2 - Krasnodar 1. El jugar con fuego estaría plenamente justificado dentro del ambiente fallero que ya se vive de no ser porque la metáfora implicará 90 minutos de tensión en Rusia.

Ni el más pesimista del lugar hubiera imaginado, tras la primeria media hora avasalladora de los de Marcelino, que el denominador común del rictus del aficionado che a la salida de Mestalla fuera el de las caras largas. El Valencia, a través de unos primeros 30 minutos marcados por la presión sobre el rival y el criterio a la hora de desplegarse en ataque, parecía trabajarse el derecho a disfrutar de un partido cómodo. Incluso de una eliminatoria sin excesivos sobresaltos.

Así lo entendió Rodrigo Moreno al trazar una magnífica diagonal que le llevaba a hallar el perfil de su letal zurda para adelantar a su equipo desde la frontal del área. El trabajo de recuperación de los medios funcionaba - Coquelin fue quien robó el cuero -; así como la construcción en fase atacante. La prueba de ello estuvo en el 2-0, donde Lato profundizó sin marca desde el costado para que el propio Rodrigo, absolutamente enrachado, impulsara a la red un 2-0, esta vez, mucho más sencillo para él. 

Corría aun el minuto 24 y todo daba la impresión de estar perfectamente encarrilado. Y más todavía debió estarlo de no mandar Gameiro al muñeco que encarnaba el arquero visitante Safonov, ya prácticamente batido, un pase de la muerte del hispano-brasileño. Pocos daban crédito al error del francés... pero lo que nadie podía imaginar es que dicha acción serviría para darle la vuelta a la tortilla en grado superlativo.

Pese a ser un conjunto dotado para el buen trato del esférico, el Krasnodar no había conseguido profundizar en los primeros 35 en ni una sola ocasión. Situación que viviría un cambio exponencial a partir de ese preciso instante, con oportunidades para Stotsky y, sobre todo, el central Spajic de cabeza en un tramo final del primer acto que empezaba a resultar proclive a la inquietud para la parroquia valencianista. Circunstancia que, lejos de quedar en un simple anécdota, se reveló como permanente dentro de un segundo tiempo dominado de cabo a rabo por los rusos. La referencia del ariete brasileño recién ingresado en el césped Ari posibilitaba que el hombre con más calidad del cuadro de Muzaev Viktor Claesson hiciera gala de todo su talento, por ejemplo, batiendo a Neto al apoyarse en un gran control y posterior definición ajustada.

Las malas noticias no terminaban ahí, ya que la amonestación recibida por el capitán Dani Parejo propiciará que el Valencia CF se vea obligado a acometer un reto que comienza a alcanzar tintes mucho mayores de los esperados sin su faro en la medular. Y es que dejar a cualquiera crecerse, máxime si es a un rival con entidad suficiente para apear a conjuntos del calibre del Bayer Leverkusen, no es algo que acostumbre a dar buenos dividendos.

Comenta esta noticia
Update CMP