El ´déjà vu´socialista

No, no se hagan los sorprendidos ante todo lo que está pasando. Esta historia ya la hemos vivido antes, paso a paso

Y no hace muchos años. Otra cosa es que la sociedad española tenga un problema de amnesia y olvide muy fácilmente.

Que olvide tan rápido como para echarse en brazos del PSOE y hacerle ganar unas elecciones tras haberlo tirado a patadas hace tan sólo 6 años tras dejar más de 5 millones de parados y una España en la ruina.

Probablemente muchos de esos parados de 2011 que clamaban por tirar al PSOE ahora en 2019 hayan vuelto a votar al PSOE seducidos de nuevo por sus cantos de sirena de lo social y el fantasma de la ultraderecha.

Lo de la ultraderecha es un espantajo, que estuvieron años en paro pasándolo mal fue real, pero ha pesado más lo primero. Y sin embargo parece que les hayan borrado la mente con el aparato que usaban los Men In Black.

Pero la amnesia de la sociedad española es otra cuestión. Da por otro artículo. En este les hablo del ´deja vu´ socialista. Estar viviendo algo que realmente ya hemos vivido antes. Como un guion ya escrito. Una historia que si echamos la mirada atrás es exactamente un calco de lo que ya ha pasado.

Pedro Sánchez no ha inventado ni hecho nada nuevo, por mucho que ahora nos tiremos las manos a la cabeza. Simplemente sigue exactamente los mismos pasos que Zapatero, los mismos. Como mucho perfeccionando alguno. Pero la historia de Sánchez ya estaba escrita por Zapatero, sólo se tenía que limitar a imitarla.

Sánchez, al igual que Zapatero, llega por sorpresa al Gobierno cuando nadie en su partido ni fuera de él daba un duro. Y con circunstancias extrañas de por medio. Uno tras el peor atentado de la historia de España, otro con una moción parapetada en mentiras y apoyada por todos los que están encantados de ver una España y un gobierno débil.

Lo de pactar con ERC no es ninguna novedad. Zapatero ya sacó adelante su investidura con el apoyo de ERC. Es verdad que no tenían a su líder en la cárcel condenado por rebelión, pero eran exactamente la misma banda de radicales independentistas, entonces dirigidos por el inefable Carod Rovira (¿se acuerdan?), que pactaba con ETA no matar en Cataluña pero sí en el resto de España.

Y con un Maragall haciendo el papel que ahora ejerce Iceta, de mamporrero del independentismo catalán. Entonces PSOE y ERC compartían gobierno en la Generalitat. Veremos si tras las elecciones catalanas que están al caer volveremos a ver ese pacto en Cataluña para que el guion se cumpla al 100%. Yo apuesto a que sí.

El sanchismo basa su fortaleza en la polarización total de la política española: izquierda social y demócrata dialogante frente a ultraderecha reaccionaria. Buenos y malos. Todo el que no me diga ´sí buana´ es un ultra y no hay nada que hacer con él. Esto es exactamente lo que practicó Zapatero.

¿Se acuerdan del Pacto del Tinell? El acuerdo del PSOE con todo quisqui y su intento por dejar fuera al PP de la vida política por malo y ultra. Entonces no existía Vox, pero se usaba exactamente la misma retórica. El PP de entonces era ultra, reaccionario, no sabía perder, un peligro que iba a acabar con los derechos y había que hacerle un cordón sanitario. En esto, por cierto, ni siquiera Zapatero fue original, lo de pintar a la derecha como un dóberman (remember Felipe) a aislar es lo que lleva haciendo el socialismo en toda su existencia.

Hasta en la venta de Navarra y la multiplicación de cargos y ministerios que no sirven para nada Sánchez calca a Zapatero. Ya en su día el PSOE negoció con los pro vascos de Navarra para apartar al PP-UPN (hoy Navarra Suma) y entregarles la Comunidad Foral. Se abortó esto en el último momento. Pero hoy ya sin atentados de ETA (que no sin ella), no les ha importado entregar Navarra al PNV y que su gobierno dependa de Bildu y los proetarras.

Lo del Gobierno mastodóntico con ministros que no sirven de nada no es una novedad sanchista, tan sólo cambian los nombres de las ‘mentes pensantes’. Donde Zapatero puso a Pajín o a Aído a no hacer ni el huevo Sánchez va a colocar a Alberto Garzón o a Irene Montero en ministerios sin competencias. 20 ministros vamos a tener con sus respectivas cortes de enchufados. El gobierno de la humildad como le han llamado en Podemos (no es coña).

En definitiva, no se sorprendan. Esto ya está todo he escrito. El problema es cómo sigue la historia, que también lo podemos averiguar echando la vista atrás. Ahora vendrá una legislatura completamente ideologizada con leyes de izquierda aparentemente muy sociales, paguitas y subvenciones, ‘memoria histórica’ a cucharadas y mucha crispación…

Hasta que la economía aguante, se resienta, empiece a caer, la gente entonces recupere memoria, abomine del socialismo, gane la derecha y vuelta a empezar el guion.

Comenta esta noticia
Update CMP