La salud pone fin a la vida política de la histórica Gema Amor

Gema Amor durante su comparecencia

Gema Amor durante su comparecencia

La lideresa de Liberales de Benidorm y ex consellera con el PP anuncia que deja la vida pública tras 19 años en primera línea a causa de sus problemas en las cuerdas vocales.

"Hasta aquí he llegado”. Son las palabras que ha pronunciado Gema Amor al anunciar su adiós a la política. Palabras que, una vez más, han vuelto a salir al aire acompañadas de una voz entrecortada que su dueña ha estado sufriendo y padeciendo durante los últimos años. Ese “hasta aquí he llegado” no lo decía Amor, sino que era su propia voz la que se lo decía a ella y la que finalmente se ha impuesto a la voluntad de continuar en activo que siempre ha mantenido la lideresa de Liberales de Benidorm.

Una decisión que ha aguantado hasta última hora puesto que la mayoría de sus más allegados no conocían la decisión y confiaban en que, de nuevo, volviera a encabezar su proyecto político. A todos ellos les convocó minutos antes de ofrecer la rueda de prensa en la que anunciaba su marcha. Una dolencia en las cuerdas vocales que lleva atenazándola desde hace tiempo que ha aconsejado abandonar la arena pública.

Amor comenzó en el año 2000 siendo directora general de Grandes Proyectos de la Generalitat de la mano de uno de sus mentores, Eduardo Zaplana. Después fue consellera entre los años 2003 y 2007. Tras aquella etapa volvió a Benidorm donde fue elegida presidenta local del PP, fue directora general del Patronato de Turismo de Alicante y concejal en Benidorm, aunque distanciándose cada vez más de su partido hasta su abandono en 2011.

El proyecto de Liberales se queda ahora huérfano, descabezado y con pocas opciones de seguir adelante. El partido celebrará una asamblea en la que decidirán qué hacer. Si hay alguien que quiera coger las riendas y postularse para ser candidato a la Alcaldía de Benidorm o si la formación pone punto final a su trayectoria. Por el momento, ninguna de las caras visibles del partido ha dado un paso adelante. Y el tiempo se agota.

Paradójicamente, y lejos de los deseos de Gema Amor, su marcha puede beneficiar a su máximo rival –político y personal-, el alcalde Toni Pérez, del Partido Popular. Con él ha mantenido agrios enfrentamientos dialécticos desde que abandonó el partido en 2011 y con él tiene incluso alguna causa judicial pendiente.

El caso es que la ausencia de Gema Amor puede reportar beneficios a los populares porque el electorado de la ex consellera procede en su inmensa mayoría de descontentos del PP. Conviene recordar que Amor logró tres concejales en su primer intento fuera del PP apenas tres meses después de dejar el partido. Aquellos votos se los arrancó a los populares. Cuatro años después aún logró los dos ediles que mantiene.

Si la lógica se impone, sus votantes se repartirán entre la dividida derecha local. Los orígenes imponen mucho y ahí tiene las de ganar el PP. Sin embargo, una parte de sus fieles podrían decantarse por la opción de Ciudadanos, aun sin candidato oficial, o incluso hacia VOX, que tampoco lo tiene tras una grave crisis que ha acabado con la cúpula local. Sea como fuere, tanto el PP como Ciudadanos han recibido la noticia sabiendo que acaban de ganar unos votantes con los que no contaban.

En la comparecencia pública de Amor, acompañada de numerosos fieles que le han seguido en los últimos años, la histórica política de Benidorm ha dicho con voz entrecortada que “ha llegado la hora de hacerme a un lado y dar por cumplida una etapa”. Eso sí, ha afirmado que “no arrojo la toalla, eso nunca”, y que su marcha obedece solo a motivos de salud.

“Me voy por coherencia con los vecinos de Benidorm, con mis compañeros y conmigo misma” ha continuado antes de manifestar que sus esfuerzos se centrarán ahora en recuperar la voz, así como en su familia, aunque ha afirmado que emprenderá nuevos proyectos en esta nueva etapa, “centrados en el ámbito privado”.

Balance de legislatura

No ha querido irse sin hacer un resumido balance de lo que han sido estos últimos cuatro años de legislatura y se ha lamentado de que “el gran pluralismo político en el Ayuntamiento no ha servido para mejorar el sistema”. Ha calificado de “decepcionante” estos últimos años a causa de “la falta de una cultura de diálogo y de respeto, unida a la arrogancia y el desprecio a la democracia representada en el Pleno”, algo que en su opinión “resulta tremendamente desilusionante”.

Ha añadido que de esta legislatura se lleva “momentos agrios y denuncias judiciales” y, en ese sentido, ha aludido en primer término a su litigio con el concejal no adscrito Leopoldo Bernabeu, al recordar que “el delito electoral ya tiene su condena”. También, como no, ha tenido para el alcalde de quien ha dicho “estar segura” de que le llegará una sentencia “porque calumniar no puede salir gratis”.

Su intervención la ha finalizado indicando que abandona la vida pública con “la conciencia tranquila, las manos limpias, la cabeza alta y la voz tocada” y que seguirá “defendiendo los intereses de Benidorm donde pueda aportar algo y donde se me permita”.

Se le ha preguntado si volvería a la política una vez superados sus problemas con la voz, y ha respondido con un “nunca se sabe”, pero insistiendo mucho en que su prioridad será ahora “recuperar las cuerdas vocales y lo más importante de mi vida, mi hija Pepa”.

Comenta esta noticia
Update CMP