18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Quiere ser Ada Colau la próxima ministra de Vivienda de Pedro Sánchez?

Ada Colau, cuando era activista y ya de alcaldesa

Ada Colau, cuando era activista y ya de alcaldesa

Hay Plan B en barcelona y pasaría por la renuncia de Colau en favor de Maragall en el último momento. Pero no sería gratis: la actual alcaldesa suena para puestos de campanillas en Madrid.

 

 

 

 

Oficialmente Ada Colau y Ernest Maragall están enfrentados a muerte por la alcaldía de Barcelona y ninguno de los dos renunciará al puesto para favorecer al otro. Eso es lo que se dice en público, pero queda una semana para las investiduras de todos los alcaldes de España y en ese tiempo puede pasar de todo.

En este caso, especialmente. Porque una cosa es lo que se dice en público y otra lo que se estudia en privado, sin dar cuenta de ello y dentro de una estrategia que excede del ámbito municipal y alcanza de lleno al nacional. Hay plan B en Barcelona, y enlaza con el mapa nacional, con Pedro Sánchez y con el juego de pactos por fases que, en realidad, lleva en marcha mucho tiempo.

Nos explicamos. Desde hace mucho, la conexión entre PSOE, ERC y Podemos es un hecho, con la simbólica visita de Pablo Iglesias a Junqueras en Lledoners para negociar, entre otras cosas, los Presupuestos Generales del Estado. Ese 'pacto', que era bastante obvio en la legislatura de la moción de censura y se ha matizado tras la victoria de Sánchez, sigue vivo.

 

El PSOE necesitará a ERC durante toda la legislatura, se sirva o no de ella para la investidura; y ERC necesitará al PSOE para después de las sentencias del Tribunal Supremo y, en unos meses, para desalojar de la Generalitat a Junts y ponerse al frente de del Gobierno catalán, con Junqueras de candidato... si la ley no lo evita.

Pues bien, en ese escenario general, el pacto entre ERC y En Comú Podem para el Ayuntamiento condal, hoy supuestamente imposible, entra en juego. El plan está diseñado, se aplique o no al final, y consiste en que Colau ceda en el pulso en el último momento y facilite al hermano de Pasqual sucederle en la alcaldía, con alguien de los comunes de vicealcalde.

El Plan B

Un puesto que, para quien ha sido alcaldesa, sabe a poco. Por eso el acuerdo comportaría su renuncia al Ayuntamiento y su designación para otro puesto que, obviamente, no sería municipal, por mucho que Ernest Maragall lo haya sugerido.

Y es ahí donde fuentes muy próximas a Colau y a ERC le explican a El Topo la posible salida: un cargo significativo en Madrid... que solo podría ser en Podemos, si entra de algún modo en el Gobierno, o por impulso del PSOE. ¿Y cuá sería esa función?

Se especula mucho al respecto, pero lo que más ha sonado es el Ministerio de Vivienda, en honor a su viejo activismo antidesahucio. ¿Tiene opciones de salir? Puedes dependerá de la magnitud del acuerdo entre Sánchez e Iglesias, que se verá con la investidura ya asegurada y no ahora; y de si la actual alcaldesa de Barcelona encaja en el perfil de "independientes de prestigio" que el PSOE lleva anunciando semanas.

Todo puede quedar en agua de borrajas, sí, pero algo es seguro: casi nada es lo que parece entre el PSOE, ERC y Podemos y los puentes entre ellos son largos, intensos y con objetivos por etapas más claros de lo que ninguno reconoce.

Comenta esta noticia
Update CMP