La moción de censura en un pequeño municipio que genera fisuras en el Botànic

Yuste, Montañes y Fontestad, los tres principales protagonistas de la moción de censura de este lunes junto al alcalde actual, Morant.

Yuste, Montañes y Fontestad, los tres principales protagonistas de la moción de censura de este lunes junto al alcalde actual, Morant.

El voto del concejal socialista, que no resulta decisivo, puede tener un valor simbólico importante si no va en la dirección que le ha exigido su partido. PP y Cs se rotarán en la alcaldía

Massalfassar es una pequeña población de alrededor de 2.500 habitantes ubicada en la comarca de l´Horta Nord, apenas a una decena de kilómetros de Valencia. A pesar de su reducido tamaño, esta población vive con intensidad y emoción cada proceso electoral.

Baste como ejemplo que su alcalde más longevo en el cargo, Joaquín Soler, logró acceder en su primer mandato cerrando un pacto de ultimísima hora con el único edil de Unión Valenciana, Raimundo Forner. A partir de ahí encadenó casi 24 años algunos de los cuales los compaginó con escaño en Les Corts o en la diputación provincial.

Los once escaños actuales de la corporación los estiran al máximo. Tanto, que en este mandato, por ejemplo, tienen representación hasta cinco partidos: Compromís, Ciudadanos, PP, PSOE y Demòcrates Valencians. El edil de esta última formación logró acta en el recuento, tras recurrir el resultado inicial en el que se quedaba fuera.

El voto decisivo del ex alcalde de Compromís

Y su voto ahora resultará decisivo en la moción de censura que se debatirá y votará el próximo lunes 13 -tal como adelantó EsdiarioCV minutos antes de que se presentara el pasado 29 de junio- a partir de las 12 horas, en principio en la sala polivalente del municipio. El salón de plenos se queda muy pequeño y únicamente permitiría la entrada, en la situación actual de pandemia, a un invitado por edil.

Volviendo al sufragio de Carles Fontestad, el representante de Demòcrates Valencians, tiene como especial singularidad que se pronunciará contra el actual alcalde de Compromís, Joan Morant, sucesor suyo en el cargo al frente del mismo partido. Sí, Fontestad dirigió la alcaldía de Massalfassar el pasado mandato como cabeza de lista de la coalición compromisaria y ya tuvo sus discrepancias con Morant, entonces miembro de su equipo.

Ahora, según resolución del Consell Nacional del Bloc de la pasada semana, Fontestad forma parte de "la coalición de derechas" que se ha unido contra su alcalde. Al que fuera su líder local en el pasado le adjudican ahora una etiqueta que, en boca de determinados dirigentes de Compromís, suele tener tintes más que peyorativos, ser de "derechas".

Esa coalición, por cierto, anunciará el próximo martes el reparto definitivo de delegaciones. EsdiarioCV ya adelantó que el área de fiestas recaerá en el candidato de Ciudadanos, Higinio Yuste, hasta que acceda a la alcaldía en agosto de 2021. Entonces se hará cargo de ella quien, si salen adelante la moción de censura, ocupará la alcaldía a partir del lunes, el popular Álvaro Montañés. Urbanismo lo dirigirá Fontestad.

La alcaldía que pierde Compromís

Esa pérdida de alcaldía duele en el Bloc, brazo fuerte de la coalición compromisaria, y por eso estarán muy pendientes de lo que ocurra, a la espera de que se produzca una suerte de ´milagro´y algún sufragio de los seis firmantes de la moción se ´caiga´ en el escrutinio porque un firmante cambie su sentido en el último instante. Para ello, entre otras medidas, se han lanzado a una vorágine de anuncios de gestión, con inauguración incluida, y a una presión en redes hacia sus contrincantes políticos.

También se fijarán en el sentido del voto de Ismael Gimeno, el único edil del PSPV-PSOE en la población, aunque realmente qué haga no tiene relevancia práctica. Los firmantes de la moción suman los seis sufragios que dan la mayoría absoluta. No obstante, ante la sospecha de que pudiera abstenerse, tanto la dirección autonómica socialista como la comarcal, encabezada por el ex delegado del Gobierno Juan Carlos Fulgencio, se han ocupado de advertirle de que la posición del partido es "clara y contundente" en contra. De cualquier modo, Gimeno ya se desmarcó de directrices pasadas para respaldar a Compromís en los presupuestos.

Un voto que no supusiera oposición a la moción de censura agrandaría el malestar de la coalición compromisaria hacia la dirección socialista, que ya viene tocada en la provincia de Valencia desde junio de 2019, con episodios como el ascenso a la alcaldía de Sueca de Dimas Vázquez en Sueca con el apoyo de Ciudadanos y Partido Popular y desbancando a la alcaldesa compromisaria Raquel Tamarit. O con la incorporación  al equipo de gobierno de Torrent, dirigido por el socialista Jesús Ros, de los dos ediles de Cs.

Aunque la asunción de delegaciones de concejales socialistas en Manises y Tavernes de la Valldigna asentando gobiernos de Compromís ha relajado la relación municipal, una abstención o un voto nulo en Massalfassar podría generar una nueva tensión entre los dos principales socios del denominado Acord del Botànic II. Este lunes, a primera hora de la tarde, se habrán disipado las incógnitas.

 

Comenta esta noticia