Los vendedores del Mercado Central estallan contra los cortes de tráfico de Ribó

Vendedores del Mercado Central de Valencia queriendo entrar en el Ayuntamiento

Vendedores del Mercado Central de Valencia queriendo entrar en el Ayuntamiento

Ocupan el consistorio con una pitada por la decisión del Ayuntamiento de cortar el tráfico en la Plaza del Ayuntamiento y alrededores cuatro días en Navidad y otros cuatro en fin de año.

La decisión del Ayuntamiento de Valencia de cortar el tráfico en la Plaza del Ayuntamiento y alrededores desde las 16:00 horas del próximo sábado, 22 de diciembre, y hasta el día 25 de diciembre, a las 22:00 horas; y desde el sábado 29 hasta el día 1 de enero, en la misma franja horaria, no gusta a los vendedores del Mercado Central de Valencia. El gobierno de Joan Ribó ha cambiado de opinión tras la protesta y permitirá la circulación hasta el mercado el domingo.

Peatonalizar la zona y, concretamente realizar cortes en la calle San Vicente en los días previos a Nochebuena y Nochevieja, es "absolutamente irresponsable e improcedente" por los "problemas de acceso que genera a los clientes del mercado", ha dicho el presidente del Mercado Central, Francisco Dasí.

La medida, según el consistorio municipal, pretende "garantizar la seguridad de las personas a pie y las posibilidades de disfrutar del espacio público", pero no ha caído bien en los vendedores, que han expresado su total disconformidad con la iniciativa municipal, ya que consideran que, además, los cierres "solo causarán enormes molestias a los ciudadanos".  Así se lo han hecho saber al alcalde de Valencia, Joan Ribó, del que aún no han obtenido respuesta.

Su malestar ha llegado a tal punto que unos 50 vendedores del Mercado Central lideraron ayer una marcha hacia el Ayuntamiento e intentaron acceder al interior cuando aún se estaba celebrando el Pleno Municipal, con el fin de "forzar" una reunión de urgencia con Joan Ribó o, en su defecto, con algún otro representante municipal. Pese a que aseguran que no hubo violencia en su modo de proceder, ni ninguna otra incidencia, fuentes municipales han reconocido que estaban muy nerviosos y que intentaron acceder al Ayuntamiento de malos modos, sin acreditación y rompiendo incluso el cordón policial que asegura la entrada al consistorio.

Al margen de ello, la concejala de Protección Ciudadana Anaïs Menguzzato y el concejal de Cultura Festiva Pere Fuset accedieron a reunirse con el presidente de la Asociación de Vendedores del Mercado Central, Fernando Dasí, y la gerente del Mercado Central, Cristina Oliete, para apaciguar los ánimos y fijar alternativas que mejoren la situación de los vendedores del Mercado Central.

Pese a que se les impidió el acceso al Ayuntamiento, durante la reunión expréslas decenas de manifestantes decidieron ocupar la entrada del consistorio con una pitada de silbatos y vuvucelas que duró cerca de una hora. "Se les hace mucho daño a los vendedores", indicaron desde la asociación, y "solo queremos mostrar nuestra disconformidad con la medida", aseguraron.

Los cortes tampoco han sentado nada bien a los comerciantes del centro. La entidad ha enviado un comunicado de nuevo inusitadamente duro contra el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, al que acusaron de "arruinar la Navidad". "Creemos que un modelo de ciudad amable debe alcanzarse a través de procesos naturales que debe evolucionar estratégicamente a medio y largo plazo, nunca sin consultar previamente al sector comercial, y mucho menos tomando este tipo de medidas en plena campaña navideña", lamentó la entidad.

Comenta esta noticia
Update CMP