El presupuesto municipal de Benidorm, en manos del próximo gobierno

Foto del pleno del Ayuntamiento de Benidorm

Foto del pleno del Ayuntamiento de Benidorm

Los grupos de la oposición, con mayoría en el Ayuntamiento, fuerzan la retirada de las cuentas de este ejercicio y aprueban realizar una consulta sobre la Valoración de Puestos de Trabajo.

El alcalde de Benidorm, el popular Toni Pérez, no podrá acabar la legislatura con los presupuestos municipales aprobados. Lo que consiguió los tres primeros años con el apoyo necesario de Ciudadanos le ha sido negado esta vez. Los motivos están claros. La cercanía de las elecciones municipales ha sido el argumento empleado de forma unánime por la oposición para lograr que ni siquiera fuera votado el documento que fue elevado al pleno.

Tanto PSOE como Ciudadanos, Liberales y Compromís lo tuvieron claro desde el principio: el borrador presentado por el gobierno no podía ser válido teniendo en cuenta que en apenas unas semanas habrá un nuevo gobierno en la ciudad cuyo signo se desconoce. Consideraban que aprobar un presupuesto a estas alturas significaba “hipotecar” a la futura corporación.

Así las cosas, y tras no prosperar una enmienda a la totalidad que había presentado Compromís-Los Verdes, la oposición decidió proponer la retirada del orden del día de la propuesta de presupuesto. La mayoría de los grupos aventuró desde el primer momento que el documento tenía las horas contadas.

El presupuesto, no obstante, sí fue debatido porque la votación para su retirada se llevó a cabo después, por lo que todos los grupos tuvieron tiempo para expresar su opinión al respecto de esas cuentas.

La concejala de Hacienda, Lourdes Caselles, defendió la validez del presupuesto al indicar que el mismo era “realista, técnico, continuista y ajustado a las necesidades del municipio”. Caselles indicó que se trataba de un documento que permitía “seguir adelante, sin endeudamiento y sin incrementar ningún impuesto” y que había atendido algunas sugerencias de otros grupos municipales.

Unas ideas que cayeron en saco roto entre la oposición, cuyos portavoces opinaron de forma casi unánime que el presupuesto “se ha traído muy tarde al pleno porque el gobierno no ha hecho su trabajo”.

El socialista Rubén Martínez, por ejemplo, volvió a quejarse de que el gobierno “no se ha sentado nunca con nosotros para diseñar un borrador” y les achacó que “siempre ha dado la callada por respuesta a nuestras propuestas”. El dirigente socialista tildó el presupuesto del gobierno de “irreal y ficticio” y lamentó que en el capítulo de inversiones “no haya nada novedoso”. “A nivel político es una chapuza” apostilló.

Lo que sí salió adelante fue la Valoración de Puestos de Trabajo municipal (VPT), aunque con matices porque lo hizo con la incorporación de una enmienda del grupo socialista mediante la cual la aprobación de la misma queda condicionada a una consulta que se realizará entre todos los funcionarios para que éstos decidan si están a favor o en contra y para determinar si es necesario incluir mejoras o modificaciones en la VPT.

Una consulta a la que se opuso el gobierno, pero que finalmente tendrá que celebrarse. En ese sentido, el portavoz popular insistió en que dicha consulta conllevará un retraso considerable en la aprobación definitiva “de unos dos meses”, lo que le llevó a acusar a los socialistas de “pensar exclusivamente en su rédito electoral y cargarse la VPT al impedir que se apruebe antes de las elecciones”.

Por otro lado, el pleno también aprobó el Plan Director Destino Turístico Inteligente Benidorm 2018-2021 y el Plan de Accesibilidad Universal, que está vinculado al Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) y diseñado para “conseguir la accesibilidad total en los principales itinerarios de la ciudad” ha dicho el concejal de Movilidad, José Ramón González de Zárate.

Comenta esta noticia
Update CMP