11 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los 18 escaños que valen doble para que el centro derecha eche a Sánchez

Casado en la manifestación de Barcelona.

Casado en la manifestación de Barcelona.

Las últimas encuestas reflejan que, sin los independentistas en la ecuación, la suma del PP, Cs y Vox ya está por delante de la izquierda. El miedo, que diría Iglesias, ha cambiado de bloque

La cara de Pedro Sánchez en la presentación de su campaña, Ahora sí, era este lunes el espejo de su alma y de la de todo el socialismo, cada vez más asustado ante la cita con las urnas del 10 de noviembre. 

Las últimas encuestas publicadas han supuesto un nuevo mazazo para el ánimo colectivo del PSOE, y lo peor para el presidente en funciones es que la tendencia que arrojan es tozuda.

La de GAD3 en ABC aventura, incluso, que el bloque de centro derecha ya está por delante de la izquierda si se elimina a los partidos independentistas y nacionalistas de la ecuación. En concreto, el PP, Ciudadanos y Vox sumarían 158 diputados, frente a los 155 del PSOE, Unidas Podemos y Más País

Cada escaño cuenta, pero hay algunos que valen su peso en oro. Son 18 y Pablo Casado ha puesto su mira en ellos por encima del resto. Valen doble, porque ganarlos supondría arrebatárselos al bloque de izquierdas. Así que equivalen, en realidad, a 36.

Los suficientes para hacer temblar el tablero electoral y a Sánchez, que se creía a salvo en La Moncloa y cada vez lo está menos. Con razón en Ferraz ya afilan los cuchillos contra su gurú y el hombre que se empeñó en ir a otras elecciones, Iván Redondo, temiéndose lo peor. 

  

Son los últimos escaños de 18 circunscripciones que en abril fueron al PSOE o Unidas Podemos pero que, por un puñado de votos, no acabaron en el contador de Casado, de Albert Rivera o de Santiago Abascal. Del centro derecha, en definitiva.

Se trata del último escaño de Álava, Barcelona, Cádiz, Granada, Murcia, Albacete, Cantabria, Castellón, Ceuta, Cuenca, Huelva, Jaén, Madrid, Málaga, Baleares, Lérida, Orense y Zaragoza. 

En Álava fue Bildu el que le arrebató al PP -a Javier Maroto- su escaño por la mínima, pero dado que los herederos de Batasuna han manifestado su clara preferencia por Sánchez, también cuenta. 

En Barcelona, el último diputado anduvo entre Unidas Podemos y el PP y recayó en los morados, lo mismo que en Cádiz y Granada. En Murcia, tierra de Teodoro García Egea, se lo llevó el PSOE y el PP se quedó a las puertas.

En Albacete, el último escaño fue para el PSOE pero Vox lo tuvo cerca, la misma situación que en Cantabria, Ceuta, Cuenca, Jaén y Madrid. En los casos de Castellón, Huelva y Málaga, el último se lo disputaron Iglesias y Abascal, y los tres se los quedó el partido morado. 

En Baleares el PSOE se quedó con el diputado postrero en disputa con Ciudadanos, igual que en Lérida, Orense y Zaragoza. 

Casado, Rivera y también Abascal visitarán varias de estas circunscripciones en los próximos días o las han visitado recientemente, conscientes de la importancia que tendrán en la suma final. Este mismo martes el candidato del PP estará en Murcia, y al día siguiente en Baleares, dos de ellas. 

El líder de los populares se enfrenta a un equilibrio complicado: apelar a la unidad del voto de centro derecha en torno a las siglas del PP sin, a su vez, dejar que Cs se despeñe como auguran algunas encuestas. Porque ello puede acabar siendo contraproducente para el centro derecha.  

Comenta esta noticia