17 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Doble rasero: C's mantuvo 4 meses a Chaves y Griñán estando requeteimputados

Pedro Antonio Sánchez.

Pedro Antonio Sánchez.

Al salir de declarar el presidente de Murcia ha pedido a Albert Rivera que aplique el pacto igual que en el resto de España: dimisión si hay imputación formal, y aún no la hay.

La declaración del presidente de Murcia ante el Tribunal Superior de Justicia de la región como investigado -figura que ha sustituido a la de imputado- por el caso Auditorio ha reabierto el debate sobre si Ciudadanos aplica raseros distintos entre Andalucía y el resto de comunidades donde firmó acuerdos de gobernabilidad: Madrid, Castilla y León, La Rioja y la propia Murcia, todas ellas del PP.

A su salida de una declaración que se prolongó durante más de cuatro horas, Pedro Antonio Sánchez insistió en que dimitirá si hay una "imputación formal", que es lo que según él firmó con C's tras las elecciones de 2015.

Ese texto es lo suficientemente ambiguo como para prestarse a interpretaciones. En él el PP se compromete a "separar de inmediato de cualquier cargo, público o de partido, a imputados por corrupción política hasta la resolución completa del procedimiento judicial". Y hasta ahí.

Sin embargo, en una comparecencia en noviembre del año pasado, el entonces vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, concretó que la totalidad de los acuerdos firmados por C's se referían a idéntico momento, el de la imputación formal. “Si hay imputación formal, debe dejarse el cargo”, señaló entonces, como recogieron las agencias

Es por eso que este lunes el presidente murciano pidió a los de Albert Rivera que interpreten el pacto "como se interpreta en el resto de España".

En Andalucía, con Manuel Chaves y José Antonio Griñán Ciudadanos sí dio por bueno que la imputación formal fuera el momento para pedir dimisiones.

De hecho inicialmente ambos expresidentes de la Junta de Andalucía fueron llamados a declarar por el Tribunal Supremo en calidad de imputados, pero sin que se les acusara de un delito concreto. Lo que les sirvió a ellos mismos y al PSOE para pedir tiempo a C's. Y Rivera se lo dio. Cuatro meses en concreto:

 

 

"No hay auto de imputación formal contra nosotros, no hay inculpación, simplemente es así por tener que ir a declarar, nada ha cambiado en absoluto", afirmó entonces Chaves. Corría febrero de 2015 y el partido naranja aceptó la explicación.

Meses después, en junio, el juez del Supremo Alberto Jorge Barreiro imputó formalmente a ambos por presunta prevaricación administrativa. Y entonces, sólo entonces, Chaves abandonó su escaño en el Congreso. Griñán había renunciado al suyo en el Senado días antes.  

Comenta esta noticia
Update CMP