La número 2 de Sanidad: ex concejal en Sitges, ex senadora del PSC y ex en La Fe

Mónica Almiñana, nueva subsecretaria de Sanitat.

Mónica Almiñana, nueva subsecretaria de Sanitat.

La ex responsable de La Fe de Valencia se reincorpora al Consell como nueva subsecretaria de Sanidad, con el objetivo de dar impulso a la sanidad pública, junto a Ana Barceló.

Entre los retoques que el Gobierno valenciano está realizando en su equipo cabe destacar el nombramiento como nueva subdirectora de la Conselleria de Sanidad, de la que fuera gerente del departamento de salud del Hospital La Fe de Valencia, Mónica Almiñana. Tras el polémico nombramiento de Almiñana como gerente La Fe y su posterior despido, 5 años después, se reincorpora a la Generalitat para encargarse de la gestión de las nuevas contrataciones que haga la Conselleria de Sanitat.

Ahora Mónica Almiñana, en sustitución de David Fernández, quien según informó ya había decidido semanas atrás abandonar el puesto, se integra en el equipo de Ana Barceló con la intención de impulsar al sistema sanitario valenciano desde la Generalitat, según defiende el Consell.

La etapa de Almiñana como responsable de la gerencia del Hospital La Fe estuvo rodeada de polémicas y de la ayuda de la consellera Carmen Montón. La consellera y exministra de Sanidad, Carmen Montón, realizó un nombramiento que fue recurrido por irregular en un momento en el que Almiñana era senadora por Barcelona dentro de L'Entesa pel Progrés de Cataluña, formación conformada por PSC, ICV y EUA. Su inicio en la política fue como concejal de los socialistas catalanes en el municipio de Sitges.

A partir de ese momento comenzaron las quejas, entre ellas la de María Teresa Lárazo, aspirante a la plaza, quien alegó que la que sería la nueva gerente no era "una empleada pública". También se hizo referencia a la imparcialidad de los miembros del tribunal de valoración. Sin embargo, estos no fueron los motivos que llevaron a anular este nombramiento. Las razones fueron derivadas de la necesidad de un mínimo exigido en lo que se refiere a las motivaciones; mínimos que la exdirectora no alcanzaba.

Según dictamen del pasado mes de febrero, no se explicaban los méritos profesionales valorados y ni se expusieron los cargos desempeñados a los que se da especial relevancia. En definitiva, Almiñana no presentaba los méritos mínimos que otras aspirantes sí tenían. De esta manera, el Tribunal Superior de Justicia anuló el nombramiento y ordenó que este se repitiera. 

Ahora la controvertida ex senadora por Barcelona vuelve a ocupar un cargo público de la relevancia nombrada por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que desde que ostenta la máxima responsabilidad autonómica siempre se ha preocupado de tener cerca a Almiñana. En este caso, además, lo vuelve a hacer en un área tan sensible como sanidad y en plena pandemia.

 

Comenta esta noticia