25 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un experto hace polvo la imagen de Jesulín de Ubrique con una foto de su hijo

María José Campanario y Jesús Janeiro.

María José Campanario y Jesús Janeiro.

El torero se ha subido a la cresta de la ola de la polémica con una aparentemente inocente instantánea de su prole que puede haberle abierto la puerta a nuevos problemas pedagógicos.

Una foto del hijo de Jesulín de Ubrique está generando gran polémica debido que aparece con una escopeta, aunque abierta y sin cartuchos. Además, el diestro posa con él y con su mujer junto a su grupo de caza y todas las aves capturadas.

Puesto que en Sálvame no desaprovechan ninguna oportunidad de estirar el chicle de ninguna polémica que se precie, optaron este martes por consultar a un experto y como Defensor del Menor que fue Javier Urra no dudó en aceptar el reto. A su juicio, los padres, como en tantos otros casos, lo hacen “por cariño” pero “se equivocan” y es que se trata de actividades “de riesgo” y que por tanto son “inapropiadas” para los niños. “No puede pasar nunca nada bueno”, insistió Urra, que recordó: “Ya tenemos hechos desgraciados”.



Más aún, el programa de corazón de Telecinco le preguntó si afectan este tipo de experiencias a lo que Urra respondió que, según su criterio, puede “dañar la maduración” de la personalidad del niño dado que con ciertas edades no se está preparado para entrar en contacto con actividades que no entienden y que cuyos riesgos no pueden anticipar.

“Las armas exigen una madurez, tanto es así que requieren un reconocimiento psicológico, a los niños hay que protegerles en la etapa de la infancia”, argumentó, añadiendo que a los 16 años es una edad muy marcada en la que se empiezan a entender los riesgos que este tipo de actividades conllevan. “Antes me parece que no deben tener acceso ni contacto con las armas”, concluyó dejando la imagen de padres de Jesús Janeiro y María José Campanario algo tocada.

Puesto que el niño, Jesús Alejandro, tiene ahora 13 años y la fotos son de hace algún tiempo, el de Ubrique estaría incumpliendo la ley que impide a los menores porten armas de fuego.

Sin embargo, el diestro ha respondido con una sonrisa y vacilando, en su línea, a la prensa. Lejos de defenderse de las críticas se toma a broma el asunto e sin dejar de reír echa balones fuera y, fiel a su sentido del humor, promociona un concesionario de coches de la zona en la que vive.

Comenta esta noticia