17 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El rapapolvo de Esteban González Pons a Alemania y sus jueces pone en pie al PP

Esteban González Pons y Mariano Rajoy, este sábado en Sevilla.

Esteban González Pons y Mariano Rajoy, este sábado en Sevilla.

El portavoz del PP en el Parlamento europeo puso voz al enfado de los populares con el que creían su socio y amigo germano, y señaló que España nunca se negaría a entregar a un golpista.

Si el Gobierno está decepcionado y molesto con la bofetada del tribunal regional de Schleswig-Holsteinal Supremo al negar que haya delito de rebelión en la actuación de Carles Puigdemont, el PP, y en concreto su grupo en el Parlamento europeo, aún lo están más.

Aunque sobre el papel se trate de una decisión de la justicia, simplemente de la justicia, los populares se lo han tomado como una intromisión intolerable del que creían su gran aliado, Alemania. 

En este sentido, el portavoz del PP en la Eurocámara aprovechó este sábado su discurso en la Convención que el partido celebra en Sevilla para echar un rapapolvo a Alemania y sus jueces. Uno que puso en pie a los populares.

Esteban González Pons afirmó que España jamás negaría a un socio y amigo la devolución de "un golpista". "La Unión Europea, o es un proyecto solidario o no es", se quejó.

El portavoz popular en el Parlamento europeo llegó a cuestionar el acuerdo para la supresión de las fronteras interiores europeas: "Si la euroorden no funciona, el tratado de Schengen no tiene sentido", señaló. Porque, a su juicio, si los delincuentes pueden moverse libremente por los países firmantes y no se les devuelve, "tal vez haber levantado la frontera acabe convirtiéndose en una mala decisión". 

Asimismo sostuvo que un país en el que intentar dar un golpe de Estado no es delito tiene un problema. No obstante confió en que el Tribunal Supremo sea capaz de reconducir la situación, tarea a la que ya se ha puesto el juez Pablo Llarena.

"La justicia nos dará la razón porque nuestra razón hoy es la razón de la existencia de Europa. Confiamos en Europa porque nos protege, Europa tiene que protegernos a todos los europeos para que tenga sentido", añadió.

La tensión entre Madrid y Berlín por el varapalo del tribunal de Schleswig-Holstein era silente hasta que este viernes la ministra de Justicia alemana, Katarina Barley, calificó el viernes la decisión de los magistrados de "absolutamente acertada".

Rompiendo con ello el pacto no escrito entre ambos gobiernos de no entrar a hacer valoraciones. Una vez roto, el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, se encargó de replicar que ese pronunciamiento era "un tanto desafortunado". 

Comenta esta noticia
Update CMP