02 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las peliagudas alusiones a Echenique y la eutanasia que sublevan a Iglesias

Echenique, en un primer plano reciente

Echenique, en un primer plano reciente

Tema espinoso donde los haya, que ha provocado un alud de mensajes y una discusión a tumba abierta, y nunca mejor dicho. Es ésta.

 

 

Atenta la compañía al cabreo morrocotudo que se ha pillado Pablo Iglesias al escuchar alusiones a Pablo Echenique en el espinoso debate de la eutanasia, incluso algunas, según denuncia el líder de Podemos, procedentes de la bancada de la oposición.

La cosa es la siguiente: nadie conoce el contenido exacto de la ley que el Gobierno quiere tener aprobada en junio, a lo sumo, pero muchos dan por supuesto que podría habilitar a servirse de ella a personas con la movilidad reducida al máximo, como el propio Echenique, sea por la enfermedad que él sobrelleva siempre con mucha dignidad o por accidente, caso del célebre Ramón Sampedro, protagonista de la no menos recordada película "Maradentro" de Amenábar.

 

En todo caso, Iglesias se tomó muy mal algo que muchos se han preguntado, de lo más procedente si se hace con moderación y humanidad: si al igual que Echenique ha encontrado razones para vivir, y de una manera muy activa y de enorme recorrido público, ¿por qué no dárselas o buscárselas a otras personas en una situación parecida? Antes de nada, veamos el mensaje iracundo de Iglesias:

 

 

Su mensaje es del martes, cuando Echenique descalificó a la derecha diciendo que su posición en la eutanasia se resumía en la frase "Que se joda Ramón Sampedro"; pero la resaca durará toda la semana y merece la atención de El Retuitero. Vean si no esta respuesta de las últimas horas, durísima como duro es el verbo de los dirigentes de Podemos:

 

 

Y uno más, ahora en defensa de los dirigentes morados, que de todo hay en la Viña del Señor. La agresividad de cada todos los mensajes, por cierto, evidencia algo sobre el asunto de fondo: hay cosas que se deben hacer, o no hacer, con un gran consenso. Y si en algo elemental como la vida tampoco lo tenemos claro, mal vamos. Muy mal.

 

Comenta esta noticia