Los misterios del Grial de Valencia (II): “El Santo Cáliz es como una antena"

Ana Mafé con Vicente Climent durante la entrevista

Ana Mafé con Vicente Climent durante la entrevista

En la segunda parte de su entrevista, la investigadora que defiende que el Santo Cáliz es el Grial nos habla de las conexiones con Hitler, los dos Papas anteriores, la Cábala y la magia.

(Viene de "Los misterios del Grial de Valencia (I)")

No sé si eres creyente …

Yo soy de Jesús, lo prefiero a cualquier político o cantante de hoy en día, lo tengo clarísimo.

¿Se puede hacer una investigación científica rigurosa “a pesar” de ser creyente?

Yo me he hecho creyente estudiando esto. Yo no era así.

Yeoshua es una de las palabras más poderosas que hay en la Cábala, y me hace intocable

¿Así, cómo?

Católica, apostólica, romana. Yo he tenido mi educación en un colegio de monjas, pero no me acuerdo de la última vez que fui a Misa. Y que me confesé ya no te quiero ni contar. Entiendo todo eso, lo respeto, y además sé que hay gente que lo necesita porque si no sería menos luz de lo que pueda ser, pero me he encontrado una figura que no la conocía, que se llama Jesús, que me encanta, que es mi colega, que lo tengo a todos lados, y que sé que digo “Yeoshua”, que es una de las palabras más poderosas que hay en la Cábala, y vamos, soy intocable.

¿Sí?

Sí. Los judíos le dan muchísimo valor a las palabras.

¿Pero por decir una palabra te vuelves intocable, no sé en qué sentido?

Por dentro. Cuando me veo que no acabo de tirar porque estoy baja de energía es cuando apelo a esa fuerza universal que sé que está ahí, que es el Amor, y entonces yo lo extrapolo así, con la palabra “Yeoshua “. Y cuando dos o más habláis de Mí, allí estoy Yo. Yo echo mano de Él porque sé que está ahí, es mi ventaja.

¿Encuentras mayor ventaja por decir Yeoshua que en decir Jesús?

Sí. Jesús es un constructo cristiano muy posterior.

Un objeto del que durante siglos se está diciendo que es mágico, es mágico

¿Te das cuenta de que estás haciendo Historia?

No

Pues hasta ahora nadie había dicho lo del 99,99%. Y ya has visto el interés que se ha despertado.

En muchos casos las personas que hacen estudios “pasan” de exponerse. Yo creo en la transferencia de conocimiento. Si alguien está tres o cuatro años investigando y ha llegado a unas conclusiones, las tiene que poner en circulación. Luego cada cual, con esa información, que decida hacer lo que quiera: ponerla en valor, matar al mensajero, obviarla … como no pretendo aleccionar a nadie

Con el Cáliz tuve la sensación de estar ante una abuelita arrugada que me decía “por fin has venido”

Hablabas del poder de las palabras. ¿Y el poder de los objetos?, ¿es equivalente?, el Cáliz, la lanza Longinos, las astillas de la Cruz …

Particularmente para mí el Grial, desde hace un par de años, es como una antena. Una antena de conexión. Lo que pasa es que hay que estar en la onda para conectarse.

Explícame eso.

Pues cuando tú tienes un objeto del que durante siglos se está diciendo que es mágico, ese objeto es mágico. ¿Por qué?, porque tiene una voluntad.

A Juan Pablo II y Benedicto XVI les impresionó la veneración con que esta reliquia ha sido tratada a lo largo de dos mil años

¿El objeto?

Claro, la voluntad del deseo. Del deseo de toda esa masa crítica que está diciendo que es mágico. Por un lado tenemos eso, que es una evidencia, que se ve en el fervor popular que despiertan imágenes como la de la Virgen de los Desamparados. La Mare de Déu en Valencia es un desencadenante de oración. Pues en ese estilo veo al Santo Cáliz. El que conoce de lo que se está hablando se puede conectar con la Divinidad. Yo le llamo así.

Lo de Dios yo te voy a explicar cómo lo veo. Yo como humana no tengo ni idea de cómo se ha hecho el universo. Pero una hormiga tampoco sabe definirme a mí, ni a nada que no sea su hormiguero y el vivir en sociedad. Desde esa humildad yo no puedo hablar de Dios. Yo puedo decir que conozco a Dios porque conozco el amor. Cuando hablo de la Divinidad se me queda todo tan grande que a lo único que aspiro es a recibir ese amor.

Hay una técnica para conectarse al Amor y la Luz, al mensaje del Cáliz

¿Has tocado el Santo Cáliz con tus manos?

No. Porque no se puede, es muy complicado. Lo más cerquita que llegué a él fue cuando ya llevaba tres años investigando, y gracias al anterior custodio don Jaime Sancho. Para mí era muy importante acercarme porque tenía que hacer unas fotos, y le rogué por favor porque además los historiadores del arte tienen por norma no hablar de algo que no han visto.

La sensación que a mí me dio fue como muy peliculera. Tuve la sensación de tener delante a una abuelita muy arrugada pero encantadora que se giraba y me decía “por fin has venido”. Fue una sensación extraña, y me quedé así, parada, y llegué a un trato con ella: le dije “no te preocupes que voy a llegar hasta el final”. Y el final era acabar la tesis, exponerla públicamente y contar todo esto que estoy contando. Habrá oídos a los que les moleste y les chirríe, y otros a los que les alegre. Cada uno es libre de pensar como quiera.

El Camino de Santiago es la ruta del perdón. El del Grial es el camino de la luz

¿Por qué no te dejan tocar el Cáliz?

Porque una reliquia no se puede tocar porque sí, y porque no la sacan.

Parece más problemático tocar la Sábana Santa, ¿pero un objeto mineral?

Esto está así. No me importa esa aprensión. Las reliquias tiene un protocolo, y ya está, hay que respetarlo y no pasa nada.

(En este punto Ana me relata una anécdota personal con el Santo Cáliz)

Una vez tenía que leer un libro infumable, no había manera de hacerse con él, lo empezaba y no podía, no podía, y me fui a la capilla con el libro, y en tres horas me lo leí, le puse tips, lo entendía perfectamente … “¡gracias Cáliz, hala, me voy!”.

Parece muy significativo que los dos Papas anteriores lo tuvieran en sus manos y celebraran con él aquí en Valencia.

Lo más interesante es que hay un punto de unión en estos dos Papas, y es que cuando se les traslada la historia y se les cuenta con la veneración con que esta reliquia ha sido tratada a lo largo de dos mil años (les) impresiona muchísimo. Porque es la única reliquia en todo el mundo, tratándose de una copa, que jamás ha estado en manos que no sea de los propios conocedores de su leyenda. No es una reliquia traída por manos sarracenas o a cambio de un botín, no ha sido nunca una “mercancía” fuera de estos ámbitos. Entonces eso impresiona muchísimo. Estar (que el pueblo esté) diecisiete o dieciocho siglos hablando de lo mismo es algo demasiado “pregnante”.

Eso fue determinante. Y el estudio de (Antonio) Beltrán -el catedrático de arqueología más importante de España en los años 60, que además había estado en las filas republicanas- por encargo del arzobispo de Valencia (Marcelino Olaechea). Beltrán no tenía ningún tipo de filiación emocional con el Cáliz. Y a mí me ha pasado un poco lo mismo que a este hombre: te pones a estudiar la pieza y te atrapa, porque el mensaje que hay detrás es tan potente que tienes que ser psicópata para no conmocionarte un poco.

¿Cuál es ese mensaje, cómo lo resumirías?

Amor y luz. Todos somos Amor y Luz. Todos los que quieran ser somos amor y luz. Y hay una técnica para conectarse a ese amor y a esa luz.

¿Cuál?

La técnica que se desarrollaba en los primeros siglos, que era la ceremonia del Ágape. En el siglo IV ese Ágape se cambió por la Eucaristía. El Ágape era la ceremonia que celebraban las mujeres diaconisas. Muy interesante.

¿Un banquete?

No, eso era en Roma. Ágape en este caso es el amor, la conexión con la divinidad. Tú celebrabas el amor divino así (extiende las manos hacia afuera y mira hacia arriba) y luego pasaste a celebrar la acción de gracias así (cabeza gacha y manos recogidas). Cambio total. Yo digo que si llevamos dos mil años rezando y no pasa nada es que rezamos mal. No estamos conectados.

¿Temes que haya gente que piense que tu tesis no es más que una base para la promoción turística de una ciudad, de una reliquia, de la Ruta del Santo Grial?

El objeto habla por sí mismo. Y cada uno que haga la lectura que quiera. No estoy engañando a nadie.

El que atendió a Himmler cuando buscaba el Grial en Montserrat, si sabía algo de Valencia no lo dijo

¿Va a haber un antes y un después de la publicación de esta tesis?

El del Grial es un camino interior que deberíamos hacer todas las personas. El Camino de Santiago es la ruta del perdón (baja la voz hasta convertirla de nuevo en un susurro) … y esto va para abajo. (Recupera volumen). El nuestro es el camino de la luz y va para arriba. Yo creo en un mundo conectado con la Divinidad, me da igual el camino que cojas, me da igual si eres ateo o que seas divino. Que seas un gran tío, que la gente quiera que estés a su lado.

Háblame de la relación entre el líder nazi Heinrich Himmler y el Grial

Hitler quiso acopiarse de cosas. Wagner dijo que no se aplaudiera después de la representación de la ópera sacra Parsifal porque era algo serio. En la entrada de la ópera, en su atrezzo, se dice que esto ocurre en un lugar de la España visigótica al sur de los Pirineos. Montsegur (Francia) y Montserrat suenan parecido. Porque los nazis el Monte Salvador de San Juan de la Peña no lo conocían. Himmler, encargado del acopio de materiales para Hitler, fue a Montserrat tras ver que en Montsegur no había nada. El que salió allí (a atenderle), si sabía algo de Valencia no lo dijo.

En la Wikipedia, en la entrada de Grial, ya hablan de ti.

Pues gracias al salao que lo haya hecho.

Comenta esta noticia
Update CMP