14 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Feo de Urkullu y Torra al Ejército: vetan sus rastreadores en cabeza del rebrote

Torra y Simancas en el acto de homenaje a los fallecidos por el Covid.

Torra y Simancas en el acto de homenaje a los fallecidos por el Covid.

Solo Cataluña y País Vasco, junto a Extremadura y La Rioja por otras razones, no han pedido a Defensa los efectivos militares que ofrece el Gobierno. Y eso que su situación es inquietante

Parecería lógico que plena segunda oleada de contagios del Covid la oferta del Ministerio de Defensa para desplegar sus rastreadores por todas las comunidades autónomas hubiera tenido una acogida unánime. Más aún cuando las instituciones europeas y los expertos están poniendo especial hincapié en el déficit de este tipo de efectivos que combaten la transmisión comunitaria del coronavirus siguiendo el rastro de los contactos y relaciones de los infectados.

Sin embargo, como era esperable, los prejuicios de Íñigo Urkullu y Quim Torra contra todo lo que suene a España se han impuesto. Eso que País Vasco y Cataluña son dos de las regiones más sacudidas por la segunda oleada de la pandemia.

País Vasco y Cataluña, junto a Extremadura y La Rioja, son las únicas comunidades autónomas que no han solicitado hasta la fecha la ayuda de Defensa para contar con rastreadores militares que colaboren en las labores de lucha contra el coronavirus.

El Gobierno puso a disposición de las autonomías hasta 2.000 efectivos de las Fuerzas Armadas -una cifra que el presidente elevó hasta los 2.795 el pasado martes- para incorporarse a sus equipos de rastreo del virus.

La ministra de Defensa, Margarita Robles ha presidido este viernes la reunión de coordinación de la que ha sido bautizada con el nombre de Operación Baluarte para analizar el despliegue que se está realizando en cada parte del territorio.

En concreto, han solicitado el apoyo de rastreadores militares un total de 13 comunidades autónomas y las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Los rastreadores militares están ya trabajando en Madrid, Valencia, Canarias, Murcia, Castilla y León, Ceuta y Melilla y este sábado comenzarán las labores en Cantabria. Además, está previsto que se desplieguen la próxima semana también en Andalucía, Asturias y Baleares.

Igual que sucediera en la Operación Balmis -que sacó a los militares a la calle durante el estado de alarma para luchar contra la pandemia-, la UME es la "punta de lanza" de las Fuerzas Armadas en esta misión dada su capacidad para responder de forma rápida a las emergencias.

Así, son efectivos de la UME los que primero se están incorporando a los servicios de rastreo de cada comunidad autónoma y poco a poco irán dejando paso a sus compañeros del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire.

En la base de la UME de Torrejón de Ardoz han empezado este viernes ha desarrollar su labor una treintena de efectivos incorporados el equipo de rastreo de la Comunidad de Madrid.

Previsiblemente, la ministra de Defensa y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, visiten la próxima semana las instalaciones de la Unidad Militar de Emergencias para conocer de primera mano la labor que están desarrollando.

M.B
Comenta esta noticia