27 de febrero de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Se filtra la sustancia que Blanca tenía en el cuerpo y cómo estaba al hallarla

El cuerpo de Blanca se hallaba cerca del llamado "pino solitario de San Roque".

El cuerpo de Blanca se hallaba cerca del llamado "pino solitario de San Roque".

Nadie quiere confirmar nada ni ir más allá. Pero poco a poco van trascendiendo todos los detalles sobre el hallazgo del cadáver de Fernández Ochoa y los primeros datos de la autopsia.

El cuerpo sin vida de Blanca Fernández Ochoa estaba apoyado en una roca. Como si estuviera sentada o recostada entre dos piedras con unas vistas espectaculares.

Según explicó el jefe de Investigación de La Sexta, Manu Marlasca, el cuerpo no estaba "desmadejado", sino "semiapoyado sobre una roca" en plena subida al pico de la Peñota. Una zona muy significativa, en la que se encuentra el que se cree que es el pino silvestre más antiguo, llamado pino solitario o pino de San Roque.

Estas piedras estaban situadas a unos 15 metros del sendero que sube a la cima de la Peñota por lo que era "imposible de ver desde la senda ni desde el aire". De hecho, la perra Xena que la encontró en su día libre se alteró con el olor al pasar cerca y por eso su guía, el sargento Francisco Borreguero, le quitó la correa para que saliera corriendo hacia el lugar donde encontró el cadáver.

Se trata de un lugar con unas vistas impresionantes de la sierra madrileña y desde donde se ven los picos más importantes como Siete Picos, montaña fetiche para la familia Fernández Ochoa, como reconocía estos días la hermana de Blanca y uno de los motivos por los que la búsqueda se centró en esa cordillera al noreste del Valle de la Fuenfría.

A la espera de que culmine el informe preliminar de la autopsia del cadáver de la exesquiadora cuando estén concluidas todas las pruebas clínicas que se han practicado o se practicarán sobre los restos mortales de la deportista, ya se han filtrado algunas sustancias que tenía dentro del cuerpo como el Sinodán.

Se trata de una de las marcas comerciales de la levomepromazina, es un antipsicótico de efecto sedante, sintetizado hace varias décadas para tratar la esquizofrenia y la psicosis.  La levomepromazina se puede recetar como sonmnífero, para ayudar a dormir en determinados casos de insomnio grave. También en los pacientes con trastorno bipolar se puede prescribir, casi siempre junto a otros tratamientos.

Según El Mundo, Fernández Ochoa tenía restos de estas pastillas en el estómago y ahora tendrá que concretarse con exactitud la dosis que tomó y el efecto que dicha dosis pudo tener en el organismo de la deportista madrileña. Al lado de su cuerpo se hallaron blisters vacíos de pastillas y una botella de vino, sobre la que se examina si era suya.

 
 
Comenta esta noticia
Update CMP