19 de junio de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pilar Eyre empaña el inicio de año en Zarzuela con cinco "sapos" para Letizia

La Reina comienza el año prácticamente como lo acabó. Parece que será complicado cambiar la dinámica que la persigue desde que comenzó su vida "Real" por más años que pasen...

Año nuevo, vida vieja. La Reina Letizia no gana para sobresaltos en la prensa ni siquiera en estas fechas tan nuestras y tan especiales. De hecho, Pilar Eyre aprovechó el fin de 2018 y el comienzo de 2019 para hacer un repaso en su blog de Lecturas sobre los cinco peores momentos de la esposa de Felipe VI desde que comenzó su vida "Real".

La periodista especializada en Casa Real fecha el primero en noviembre de 2003 cuando "Letizia encaraba muy nerviosa su presentación oficial. El enamoradísimo príncipe le aconsejó cariñosamente: “Sé tu misma, te los meterás en el bolsillo”. Letizia empezó a hablar delante de los periodistas: “El ejemplo impagable de la Reina…”. Como buena comunicadora, hizo una pausa efectista que Felipe interpretó como indecisión y le echó un cable: “Ella quiere decir…”. Letizia vio arruinado el buen efecto de su perorata y fue cuando, enfadada, soltó ese “déjame acabar”, recibido con risas por su arrobado novio, y con críticas feroces por el resto de la humanidad que llegan hasta hoy mismo".

El segundo fue poco después, en abril de 2004: "Los novios tenían preparado un viaje de despedida de solteros al Caribe. En atención al atentado del 11 de marzo en Atocha –el más atroz de nuestra historia–, se comunicó que lo habían anulado. Pero, quince días después, una agencia extranjera se hizo eco de que “en Miami, Felipe de Borbón y su prometida Letizia Ortiz, que procedían de Bahamas, donde habían estado de vacaciones con un grupo de amigos y cuatro guardaespaldas, tuvieron un incidente en el aeropuerto por entender que los controles sobre sus maletas eran excesivos”. Aquí se publicó simplemente la noticia, y, por respeto al momento de luto que se vivía, no hubo comentarios". 

En sus primeras vacaciones de casados en Mallorca, en verano de 2004, "se le hicieron a Letizia unas fotos en una postura poco decorosa en la popa del Somni (blusón corto que dejaba ver la ropa interior). La princesa se enfadó con los paparazzi y, como venganza, decidió ir vestida el resto del verano con la misma ropa. “Sus maneras fueron soberbias y chulescas”, confesó el colega Gustavo González, uno de los damnificados". 

El siguiente "peor momento" para Eyre tardaría cuatro años en llegar, en agosto de 2008 "Letizia reservó una semana libre en su agenda para retocarse la nariz –y probablemente la barbilla–. El accidente aéreo de Spanair en Barajas, sin embargo, le obligó a quitarse los apósitos y aparecer en el hospital La Paz, donde se atendía a los heridos, con el rostro hinchado y tumefacto a pesar del maquillaje, la melena sobre la cara y la cabeza baja. Fueron unos minutos frente a las cámaras que a ella se le debieron de hacer eternos, y obligaron a Zarzuela a emitir un comunicado admitiendo la operación".

Claro que después de aquello, Doña Letizia debió de tomárselo muy en serio para evitar malos momentos porque la propia Eyre fecha el siguiente 10 años después, en abril de 2018, en la Catedral de Palma: "La abuela coge a sus nietas para que las fotografíen juntas y disipar así la sospecha de que no se ven nunca. Letizia se da cuenta. Corre hacia ella y le reprocha su actitud a gritos: “¿Qué haces? ¡Habíamos quedado que las fotos se hacen afuera y para todos!”. Leonor, que quiere complacer a su madre, se suelta con acritud del brazo de la abuela. Y don Juan Carlos abronca a su hijo: “¡Controla a tu mujer!”. Esas imágenes fueron el momento más bajo en la popularidad de Letizia".

Comenta esta noticia
Update CMP